Autobús eléctrico de la EMT de València
Nuevo autobús eléctrico de la EMT de València EUROPA PRESS - Archivo

Los usuarios de los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València no tendrán que pagar más por sus desplazamientos el próximo año. Según han anunciado fuentes de la compañía municipal, los precios se mantendrán congelados en 2019 por segundo año consecutivo, de modo que títulos como el billete sencillo o el bonobús seguirán costando lo mismo que en la actualidad.

Esta es una de las medidas recogidas en el proyecto de presupuestos de la empresa pública que se presentarán este viernes al consejo de administración. Las cuentas prevén una cifra total de 118,23 millones de euros, de los que 65,5 millones corresponderán a la aportación del Ayuntamiento de València, lo que supone un 4,5% más que en 2018.

Según destacan desde la EMT, entre 2012 y 2015, con "pequeñas variaciones", la aportación municipal se situó en torno a los 55 millones de euros, una situación que cambió a partir de 2016, con la llegada del Govern de la Nau, que desde entonces ha incrementado la cifra un 19%.

"Nosotros llegamos al Gobierno diciendo que íbamos a recuperar la EMT para la ciudadanía y estas cifras lo demuestran: hemos pasado de años de incertidumbre con una propuesta de ERE a tener una empresa con un presupuesto de nuevo importante y que esperamos que mejore si, por fin, podemos recibir esa aportación económica por parte del estado que València se merece", ha afirmado el concejal de Movilidad Sostenible y presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi.

En este sentido, el edil ha añadido que el Consistorio "ha hecho sus deberes con el transporte público y ahora tendrán que ser otras administraciones las que demuestren su compromiso por conseguir un mejor servicio".

Otra de las novedades será la progresión en la compra de autobuses, que se llevará a cabo con la inclusión de una partida de 15 millones de euros para renovación de flota, que supone más del 50% del apartado de inversiones. Con este dinero se comprarán 50 nuevos vehículos de tamaño estándar de tecnología híbrida, que se sumarán a los 36 articulados cuya llegada está prevista para finales del actual ejercicio y a otros 12 buses que se adquirirán con el superávit municipal y que se sacarán a licitación en 2019. De este modo, durante el próximo año se incorporarán 98 vehículos a una flota formada por casi 500 autobuses.

La mayor parte de esta inversión, añaden fuentes de la empresa, está destinada a la renovación de una "flota muy antigua como consecuencia de los cinco años donde el PP no compró autobuses" y que se nota ahora en la la edad mediana de los vehículos.

Gasto en personal y aumento de los títulos

La partida más importante de los presupuestos es la destinada a personal, que llega hasta los 84,36 millones, producto de las mejoras del último convenio colectivo y de las contrataciones realizadas en los últimos años. En el apartado de los ingresos, la EMT prevé que la tendencia de los años recientes continuará, como ha sucedido en los últimos años fruto de la aceptación de los nuevos abonos y del aumento de las ventas de billete ordinario y del bonobús por la subida del número de usuarios que gastan estos títulos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.