Niño utilizando un teléfono móvil
La mayoría de niños tienen su primer teléfono móvil a los diez años. THINKSTOCK

De acuerdo a un estudio publicado por la empresa de ciberseguridad Norton by Symantec, los niños pasan más tiempo utilizando el teléfono móvil (unas dos horas y media al día) que jugando en la calle (alrededor de una hora).

Los niños españoles son los que menos usan el smartphone en Europa (aproximadamente dos horas) mientras que los británicos baten el récdord con tres horas, según se desprende de esta encuesta titulada "Mi primer dispositivo" realizada a 7000 padres con hijos entre 5 y 16 años de Europa y Oriente Medio.

La mitad de los padres (un 53%) muestra preocupación por el tiempo gastado frente a la pantalla y afirma que afecta a la calidad del sueño de sus hijos; sin embargo, un porcentaje muy similar ve la tecnología y los dispositivos móviles como beneficiosos para reforzar las capacidades de aprendizaje de sus hijos.

De media, los niños españoles empiezan a utilizar su propio dispositivo a partir de los 10 años, que sin embargo es dos años antes de la edad que los propios padres consideran más adecuada. Esta información preocupa a un amplio porcentaje de padres (55%) que quieren poner controles parentales a los dispositivos conectados pero desconocen cómo hacerlo.

A la hora de limitar el uso del teléfono por parte de los hijos, el rigor es mayor entre los progenitores más jóvenes (75%) y entre aquellos que tienen hijos más pequeños (74%) que entre los de edad más avanzada (59%) o los que tienen hijos algo más mayores (53%)

El estudio concluye recomendando establecer una serie de reglas y directrices en el uso de pantallas variables según la edad del niño y su grado de madurez.