Mike Pompeo
El secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo. Michael Reynolds / EFE

El secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, anunció este martes que la Casa Blanca revocará los visados de los implicados en la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi y evaluará la posibilidad de imponer sanciones a los responsables.

"Estamos tomando acciones apropiadas, lo que incluye revocar visados", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense en una rueda de prensa en el Departamento de Estado.

Pompeo explicó que su Departamento está trabajando con el Departamento del Tesoro para estudiar la posibilidad de sancionar a los supuestos responsables al amparo de la ley "Global Magnitsky", aprobada en 2016 y que permite al Ejecutivo castigar a aquellos implicados en violaciones de derechos humanos en todo el mundo.

"Estas penas —avisó— no serán la última palabra de EE UU en este asunto; continuaremos estudiando medidas adicionales para que rindan cuentas los responsables. Estamos dejando muy claro que EE UU no tolerará esta despiadada acción para silenciar al señor Khashoggi, un periodista, mediante la violencia".

No obstante, Pompeo aseguró que Washington seguirá manteniendo una "robusta asociación" con Riad, aunque apuntó que ni él ni el presidente de EE UU, Donald Trump, están "contentos con esta situación".

"Objetivos estratégicos"

"Nuestros objetivos estratégicos con Arabia Saudí continúan, nosotros seguimos viendo que se puede conseguir al mismo tiempo el doble objetivo de proteger a los estadounidenses y hacer que rindan cuentas aquellos responsables del asesinato de Khashoggi", argumentó.

El titular de Exteriores no aclaró quiénes son las personas que EE UU ha identificado como presuntos autores y a las que anulará sus permisos para entrar en territorio estadounidense porque la información de visados está considerada confidencial por las autoridades migratorias.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, instó este martes a Riad a extraditar a las 18 personas que han sido detenidas en Arabia Saudí para que sean juzgadas en Turquía.

El mandatario turco aseguró que el "salvaje asesinato" del periodista en el consulado de Arabia Saudí en Estambul fue "planificado", pero no mencionó al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, a quien medios turcos y estadounidenses vinculan con hombres que supuestamente participaron en el crimen.

Khashoggi fue asesinado el 2 de octubre al acudir al consulado saudí en Estambul para recoger unos documentos que necesitaba para poder casarse con su novia turca.