Vistas del Teatro Real de Madrid.
Vistas del Teatro Real de Madrid. TEATRO REAL / JAVIER DEL REAL

"Desde la Unión de Actores y Actrices estamos tramitando una denuncia ante la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social, así como una ante la Fiscalía pues, por la cantidad de dinero que se retraerá de la Seguridad Social, creemos que puede ser constitutivo de un delito contra los trabajadores. Por ello llamamos a todos los miembros del patronato de la Fundación y a los responsables del Teatro Real que recapaciten y cumplan la Ley".

Así acaba la nota que ha hecho pública la Unión de Actores y Actrices ante la nueva campaña del Teatro Real. La Fundación Amigos del Real ofrecía desde el pasado día 15 la oportunidad de "aparecer en escena como voluntario, en las 9 funciones de la ópera Idomeneo, re di Creta de Wolfgang Amadeus Mozart, cuyo estreno está previsto para el 19 de febrero de 2019".

Se trataba de 100 plazas de figurante para una "experiencia única" en las tablas del teatro madrileño. Sin embargo, exigían como requisito indispensable el acudir a los 18 ensayos ("tendrán lugar entre enero y febrero del próximo año, principalmente en las tardes de domingo y lunes para facilitar la asistencia", aseguraban) así como la disponibilidad para las 9 funciones. Algo que sonaba bastante profesional.

Esto no pasó desapercibido para la Unión de Actores y Actrices, que se indignó con esta oferta al verla como una forma de no contratar a figurantes y ahorrar, lo que les llevó a lanzar el comunicado, muy crítico con la campaña, pues, entre otras cosas, calculaban que, "solo en salarios", el Teatro Real se podría ahorrar 132.012 euros y dejaría de ingresar a la seguridad social 49.505 euros.

El salario mínimo de un figurante en ensayos de teatro lírico es de 42,29 euros, mientras que por función les corresponde 62,10 euros, según el convenio. Un dinero que, según ellos, no tendrían que gastarse en 100 voluntarios que vivirían su sueño. Pero que sí ganarán, dado que las entradas para este tipo de producciones (como la inminente Turandot) suelen oscilar entre los 150 y los 300 euros.

Para la Unión, aunque reconocen que de manera puntual "en una serie u obra de teatro, se permite participar a algún fan", se trata de "dinero que deja de percibir la maltrecha hucha de las pensiones o que garantiza los tratamientos en caso de accidente de trabajo".

Este último punto era uno de las balizas de la queja, pues se preguntaban qué pasaría si en alguna de esas nueve funciones y 60 horas de ensayos ocurría algún percance.

"En un sector, el artístico, donde solo un mínimo porcentaje de sus trabajadores puede vivir de la profesión es un insulto que una institución como el Teatro Real elimine 100 puestos de trabajo", ha declarado Iñaki Guevara, Secretario General de la Unión de Actores y Actrices, sobre la sustitución de trabajadores por voluntarios.

"No podremos como país hablar de Estatuto del Artista y trabajador de la cultura si por otro lado se renuncia a los elementos mínimos de profesionalidad, ¿qué acceso a la Cultura garantiza el Teatro Real con esto?", incidía Guevara.

Aunque el Teatro Real no se ha pronunciado por ahora, ya se han producido las primeras manifestaciones en contra de lo que consideran "trabajar gratis".