Bloques de pisos
Bloques de pisos. EUROPA PRESS - Archivo

Los propietarios de viviendas de la ciudad de València que deseen pagar el impuesto de bienes inmuebles (IBI) a plazos podrán acogerse en 2019 a la bonificación del 2% que hasta este año el Ayuntamiento solo aplicaba a quienes lo domiciliaban en un único pago.

Según ha anunciado este martes el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, esta será una de las principales novedades de las ordenanzas fiscales, que ya han sido aprobadas en comisión tras desestimarse las alegaciones del PP y Ciudadanos y tras no haber recibido ninguna de entidades empresariales, sociales, profesionales, ciudadanas o vecinales (solo un escrito de una particular).

Según ha explicado el edil, hasta ahora, cuando un contribuyente optaba por fraccionar el pago, no se le aplicaban intereses, pero perdía el 2% de descuento por domiciliación. Con la nueva medida, "cualquier ciudadano podrá fraccionar el IBI de forma telemática o presencialmente en tres pagos" (el 31 de marzo, el 20 de junio y el 20 de septiembre) conservando la bonificación.

Los datos de la Concejalía muestran que en la ciudad hay actualmente 12.000 recibos fraccionados que podrán seguir con esta modalidad beneficiándose del descuento del 2%, mientras 520.000 contribuyentes tienen ya el recibo domiciliado, por lo que a partir del año que viene podrán, si lo desean, fraccionarlo en tres pagos, sin que ello afecte a la bonificación.

Vilar ha defendido el "consenso social en torno a la fiscalidad" del Govern de la Nau, cuyas cuentas prevén, un año más, la congelación de los impuestos y tasas municipales, así como el mantenimiento de bonificaciones, en un caso lineal y en la mayoría de ocasiones de carácter selectivo.

La rebaja más destacada que se ha aprobado y que se llevará al Pleno es la bonificación del 95% del IBI agrícola para aquellas tierras del término municipal de València que se encuentren en explotación. Según Vilar, se trata de un "gesto" hacia la puesta en producción de la ciudad que ha producido "satisfacción" en las asociaciones agrarias.

El concejal se refirió a las alegaciones planteadas sobre el IBI por los grupos de oposición municipal, quienes habían pedido rebajas lineales: del 3% en el caso del PP, y del 7% en el caso de Ciudadanos. Vilar criticó estas peticiones por considerar que no se explican ni justifican los respectivos porcentajes, "que lo mismo podrían ser del 3%, del 7% como del 9%, puestos a pedir", afirmó el responsable de Hacienda.

De hecho, según ha apuntado, València es la ciudad que tiene el IBI más bajo de las ocho grandes urbes españolas. Precisamente, el Colegio de Economistas de España, ha manifestado el concejal, sitúa a València en menos de la mitad de la tabla de ciudades de más de 150.000 habitantes y capitales de provincia en cuanto a esfuerzo fiscal por habitante. "Estamos al mismo nivel de Málaga", ha subrayado Vilar.

El esfuerzo fiscal también se ha contenido en otros impuestos, como por ejemplo el ICIO (Impuesto sobre Instalaciones, Construcciones y Obras), que se ha reducido a lo máximo que permite la ley para las actuaciones en inmuebles en los que residan personas con movilidad reducida.

Respecto al periodo medio de pago a proveedores del Ayuntamiento, se situó en 23,22 días en julio, en 26,14 días en agosto y en 28,33 días en septiembre, tras el cambio en el método de cálculo, que ahora incluye los 30 primeros días de tramitación de las facturas.

La ATMV cuenta con la subvención

La Autoridad de Transporte Metropolitano de València (ATMV) ha incluido en el anteproyecto de su presupuesto de 2019 una aportación estatal de 38 millones de euros. Esta es la cuantía que piden tanto el Ayuntamiento como la Generalitat y que se acordó  en la reunión entre Pedro Sánchez y Ximo Puig en la Moncloa. Según el concejal Vilar, si finalmente se aprueban las cuentas públicas, la EMT podría recibir hasta 22 millones, entre la ATMV y la línea directa.

Consulta aquí más noticias de Valencia.