A nivel nacional, la tasa de temporalidad se ha situado el pasado año 2017 en el 26,7 por ciento, frente al 14,3 por ciento del promedio europeo.

Las comunidades autónomas que registraron las tasas de temporalidad más bajas entre los asalariados han sido Madrid (18,9%), Cataluña (21,6%), Navarra (23%) y Cantabria y País Vasco (24,5% en ambos casos).

Los porcentajes más altos se han dado, por el contrario, en Andalucía (35,8%), Extremadura (35,5%), Murcia (34,9%), Canarias (31,7%), Comunidad Valenciana (29,6%), Baleares (29,3%) y Castilla-La Mancha (28%).

Por su parte, por grupos de edad, el 73,3 de los jóvenes asalariados de 16 a 24 años tenía un contrato temporal en 2017, el porcentaje más alto de todos los grupos de edad.

Les siguen los asalariados de 25 a 34 años, con una tasa de temporalidad del 39,5 por ciento; los asalariados de 35 a 49 años, con un 22,8 por ciento de temporalidad; los trabajadores de 50 a 64 años, con un 14 por ciento, y los asalariados de 65 y más años, que presentan una tasa de temporalidad del 8,1 por ciento.

Los extranjeros no comunitarios presentan la mayor tasa de temporalidad, con un 43,1 por ciento, seguido de los extranjeros con nacionalidades europeas (35,5%) y de los españoles (25%).

El INE relaciona también la temporalidad con el grado de urbanización que le corresponde a la residencia del trabajador. En 2017, el valor más alto de temporalidad (30,1%) ha correspondido a las áreas poco pobladas, seguido de las áreas pobladas de nivel intermedio (29,8%) y de las áreas densamente pobladas (24,2%).

MÁS DE LA MITAD DE LOS OCUPADOS TRABAJA 40 O MÁS HORAS SEMANALES

Los indicadores de calidad de vida también revelan que el 51,2 por ciento de los ocupados tenían en 2017 jornadas laborales de 40 ó más horas semanales. En concreto, el 42,9 por ciento tenía jornadas semanales de 40 a 48 horas y el 8,3 por ciento, de 49 y más horas.

Las comunidades con mayor porcentaje de ocupados con jornadas largas (de 40 a 48 horas semanales) en el año 2017 fueron Canarias (50,3%), Cataluña (49,3%), Baleares (48,5%), Murcia (44,4%), Madrid (44,2%) y La Rioja (44%).

Por contra, los porcentajes más bajos de ocupados con jornadas largas (de 40 a 48 horas semanales) se han dado en Ceuta (30,6%), Melilla (31,2%), Asturias (36,5%), País Vasco (37,1%), Extremadura (38,3%), Andalucía (38,4%), Castilla y León (39,1%) y Galicia (40,2%).

Respecto a las jornadas de 49 y más horas, las comunidades con porcentajes más altos son Castilla-La Mancha (11,2%), Comunidad Valenciana (10,4%), Murcia (10,3%), Aragón (10,1%), Castilla y León y Galicia (9,8% en ambos casos).

En el otro extremo, Ceuta (4,7%), Canarias (5,3%), Navarra (5,6%), País Vasco (5,9%) y Cataluña (6,1%) presentan los menores porcentajes de ocupados con jornadas laborales de 49 y más horas.

Por sexos, el porcentaje de hombres ocupados con jornadas de 49 y más horas a la semana es mayor que el de mujeres, con un 6,2 por ciento frente a un 2,1 por ciento. Lo mismo sucede en el caso de las jornadas de 40 a 48 horas semanales: 27,3 por ciento en hombres por un 15,5 por ciento de mujeres.

El porcentaje de ocupados con jornadas de 49 y más horas es más alto en las áreas poco pobladas, con un 11,1 por ciento. En las áreas pobladas de nivel intermedio, los trabajadores con jornadas de 49 y más horas eran el 8,3 por ciento, mientras que en las áreas densamente pobladas alcanza el 7,7 por ciento.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.