Impetigo
Lesiones causadas por impétigo. WIKIPEDIA / DEPARTMENT OF HEALTH AND HUMAN SERVICES

La Generalitat de Catalunya ha informado que "durante las últimas semanas" se han notificado varios brotes de impétigo, que afectan fundamentalmente el ámbito escolar", sobre todo en la capital catalana. Se trata, han contado desde la Agencia de Salud Pública de Barcelona, de una infección bacteriana de la piel que se puede contagiar de una persona a otra.

¿Por qué se caracteriza el impétigo?

Por la aparición de llagas rojas en la cara, especialmente alrededor de la nariz y la boca, en las manos y en los pies. Las llagas rápidamente forman vesículas o ampollas. Cuando se rompen se desarrollan costras de color miel.

¿Qué lo causa?

El impétigo es causado por la infección de un grupo de bacterias llamadas estreptococos o por estafilococos (estreptococo beta hemolítico A y estafilococo
aureus).

¿Cómo se contagia?

La infección puede contagiarse si se entra en contacto con las llagas o lesiones de una persona infectada o, menos probablemente, a través de objetos que la persona
infectada pueda haber tocado, como por ejemplo prendas de vestir, sábanas, toallas e incluso juguetes.

¿A quién afecta más?

Puede afectar a personas de cualquier edad, a pesar de que es más frecuente en niños de dos a cinco años.

¿En qué época es más común la infección?

Es más común que se presente en lesiones previas de la piel, en verano (ambiente caluroso y húmedo) y en lugares donde existe una elevada densidad de personas, como por ejemplo escuelas o guarderías.

¿Cómo se diagnostica el impétigo?

El médico puede diagnosticar la infección mediante la observación directa de las lesiones. Normalmente no hacen falta tests de laboratorio como por ejemplo el análisis del líquido. Cuando se sospecha de que se puede tener impétigo, se recomienda consultar al médico de familia, al pediatra o al dermatólogo.

¿Cómo se trata?

Habitualmente el tratamiento consiste en la cura de las lesiones y en aplicar una pomada de antibiótico según preinscripción médica. En muy pocos casos es necesario administrar antibióticos por vía oral. Los niños pueden volver a asistir a la guardería o a la escuela cuando han pasado 48 horas tras haber iniciado el tratamiento antibiótico.

¿Puede prevenirse el impétigo?

Como medidas preventivas, se recomienda utilizar toallas limpias cada vez que uno se lave y no compartir objetos personales como ropa o máquinas de afeitar. También se aconseja el lavado diario de la ropa sucia con agua caliente. Asimismo, es recomendable llevar las uñas muy cortas y limpias, para evitar el contagio por rascado. Las toallas y las sábanas se tienen que cambiar después del primer día de tratamiento y se debe evitar tocarse las lesiones. Si se hace, es necesario lavarse las manos con agua y jabón.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.