Calle Portal del Ángel, en Barcelona
Portal del Ángel es una de las calles comerciales más caras de España. WIKIPEDIA/Puigalder

"La ciudad necesita atraer compradores por valor de 3.000 millones de euros. Solo con las compras de los residentes no se puede sostener el modelo comercial", ha asegurado este martes Roger Gaspa, responsable de un estudio de Barcelona Oberta sobre el comercio de la ciudad físico y online.

La asociación, que aglutina a 16 ejes comerciales de la capital catalana, concluye que los establecimientos del centro necesitan atraer a compradores no residentes, ya sean del área metropolitana, turistas o congresistas, para poder subsistir. Apoyan esta teoría en el hecho de que entre 2012 y 2017 las visitas de los barceloneses al centro para hacer sus compras han disminuido en un 8,7% y que la afluencia de barceloneses a los ejes comerciales al aire libre ha caído en un 4,3% en los últimos cinco años. La bajada ha sido del 5,6% entre los que viven fuera de Barcelona ciudad.

El eje de Plaça de Catalunya-El Triangle ha registrado una disminución de afluencia autóctona del 24,5% en el periodo estudiado y el de Rambla de Catalunya-Passeig de Gràcia ha perdido un 8,6% de afluencia. Solo ha mejorado los datos el sector de El Corte Inglés de Maria Cristina y L'Illa Diagonal, con un 2,2% de incremento.

Barcelona Oberta reclama atraer más compradores no residentes para preservar el modelo comercial

la afluencia de visitantes no españoles ha aumentado en estas zonas: un incremento del 15,4% en Portal de l'Àngel; un 7,2% más en plaza Catalunya y el Triangle; un 14,2% en Rambla Catalunya y paseo de Gràcia, y un 7,1% más en el Corte Inglés de Maria Cristina y la Illa Diagonal.

Leer mas: https://www.europapress.es/catalunya/barcelona-economias-00982/noticia-barcelona-oberta-reclama-atraer-mas-compradores-no-residentes-preservar-modelo-comercial-20181023114120.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

En cambio, los visitantes no locales han crecido en un 15,4% en Portal de l'Àngel; en un 7,2% en Plaça de Catalunya-El Triangle; en un 14,2% en la Rambla de Catalunya-Passeig de Gràcia y un 7,1% en El Corte Inglés de Maria Cristina y L'Illa Diagonal.

Apuntan hacia dos causas principales de esta pérdida de clientela local, que también se da en otras ciudades europeas (ha mencionado el caso de la famosa calle Oxford Street de Londres), como son las mayores dificultades para acceder al centro en vehículo privado y al auge de las compras por Internet. En cuanto a las barreras al acceso en coche al centro, el presidente de la entidad, Gabriel Jené, ha pedido que "no se criminalice" esta opción de movilidad desde los ayuntamientos y ha citado como factores negativos la implantación de carriles bici  y de supermanzanas "que dificultan el acceso al comercio.

De no revertirse esta tendencia, un 15% de las tiendas del centro tendrían que bajar la persiana si su facturación cayera más de un 20%, vaticina el informe que se ha elaborado en base a un millar de encuestas a residentes en Barcelona y a 600 encuestas a comercios. Si las ventas bajaran más de un 30%, los establecimientos abocados al cierre se elevarían al 40%.

Un 67% de los tenderos abrirían más domingos "si pudiera"

Para revertir este negro horizonte hipotético, desde Barcelona Oberta abogan por una mayor libertad de horarios comerciales apoyándose en que el 63% del comercio de la ciudad cree que se debería de dar libertad al sector para decidir si abre o no los domingos.

Mientras que un 68% de los tenderos encuestados asegura que ha abierto todos los domingos que le ha sido posible y un 67% abriría más domingos si pudiera. Un 28% de los negocios considera que, de abrir más domingos, vería incrementada su plantilla en 1,5 personas de media, lo que supondría 3.300 nuevos puestos de trabajo y un 18% de incremento en la facturación.

El calendario comercial pactado por el Ajuntament de Barcelona con el sector del comercio marcó como días de apertura en domingo los días 8, 15 y 22 de mayo y el 2 y 9 de octubre pasados de las 12 a las 20 horas.

Desde la Fundació Barcelona Comerç, su vicepresidente Pròsper Puig, insiste por contra en la necesidad de limitar los días de puertas abiertas solo a las fechas en las que se sabe que habrá más demanda, como es el periodo de Navidad. Puig ha tachado de "desastroso" el balance de ventas entre los comercios que han abierto en domingo en zonas como la Sagrada Família y Creu Coberta.

Solo un 34% de los establecimientos de Barcelona venden por Internet

En el último año, un 70% de los barceloneses han hecho alguna compra por Internet, lo que representa el 8,4% de su gasto. Las cifras de comercio online han ascendido a los 470 millones de euros en Barcelona y a los 640 en el área metropolitana.

Para el 70% de los comerciantes, la modalidad en línea es una "oportunidad" de negocio aunque solo el 34% vende actualmente por Internet. Y otro 24% cree que la mayor venta online comportará una reducción de su plantilla.

Ganar afluencia a los comercios con el Click & Collect

Barcelona Oberta apuesta por implantar una tasa al consumidor para las entregas de productos adquiridos online y potenciar el Click & Collect en tiendas de proximidad para dinamizarlas y también para evitar que el 17,5% de las entregas de productos por parte de mensajeros requieran una segunda visita y que el 8,8% de estas compras se devuelvan total o parcialmente, lo que supone unos "cuatro millones de desplazamientos innecesarios al año" por Barcelona, ha indicado Gaspa.

La sustitución de la entrega a domicilio por el Click & Collect puede ayudar a reducir la contaminación generada por los vehículos de reparto y a generar 15,5 millones de visitas adicionales a los comercios, un 4% más de afluencia.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.