Torra y Puigdemont
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), posa junto al expresidente catalán Carles Puigdemont. EFE/ Stephanie Lecocq

El presidente del Gobierno de Cataluña, Quim Torra, y su predecesor Carles Puigdemont han anunciado que activarán el llamado "Consejo de la República" el próximo 30 de octubre en el Palau de la Generalitat, en Barcelona.

Tras una reunión en la localidad belga de Waterloo con representantes de todos los partidos independentistas excepto la CUP, entre ellos el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, Torra explicó que el objetivo del encuentro era "concretar los detalles" de la constitución formal de este organismo, previsto en el acuerdo de gobierno de JxCat y ERC y cuyas funciones se conocerán el próximo día 30.

En una comparecencia conjunta con Torra y el exconsejero huido a Bélgica Toni Comín, a quien ERC ha asignado ser la "cara visible" de este órgano, Puigdemont dijo que el Consejo "ya está a punto" y podrá ser "presentado públicamente" en esa fecha.

"Es uno de los instrumentos imprescindibles para desplegar la estrategia de las fuerzas políticas partidarias de la República", dijo por su parte Comín, quien añadió que "no habría un equilibrio si la legislatura caminase solo sobre las instituciones de la Generalitat, el Parlament y la movilización civil y social".

Comín consideró que "hace falta este instrumento" en el que ha trabajado "durante los últimos meses" con Puigdemont en Bruselas "intensamente" para "interpretar adecuadamente lo que estaba escrito negro sobre blanco en el acuerdo de investidura".

"Tenemos que ser conscientes de que hay un acuerdo de investidura que habla del Consejo, pero (este órgano) ha de ser concretado y desarrollado antes de ponerse en marcha", y precisó que la reunión de hoy ha servido para "tratar qué funciones tendrá" este Consejo. Torra consideró que este órgano es "una de las piezas clave de la legislatura" y "una de las vías importantes de acción republicana".

"Creo que ha sido una reunión muy productiva que tendrá su concreción el día 30 en el Palau de la Generalitat", afirmó, sin precisar de qué modo estarán presentes los huidos a Bélgica Comín y Puigdemont en la puesta en marcha de este órgano.

Tercera reunión de los dos

La de este lunes es la tercera reunión que trasciende a los medios entre Puigdemont y Torra y se celebró en un hotel cercano a la residencia de Puigdemont en Waterloo.

El encuentro, al que acudió también la representante del PDeCAT y diputada en el Congreso, Míriam Nogueras, se celebra en un contexto de "discrepancias" entre los partidos independentistas catalanes y después de que el expresidente de la Generalitat mantuviera este domingo una conversación telefónica con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, con el telón de fondo de la negociación presupuestaria.

"Hoy solo hemos hablado del Consejo de la República", dijo Puigdemont, para quien hay "cero crispación" entre las filas independentistas y "ha habido mucha productividad" en el encuentro. Sobre la conversación con el líder de Podemos, Puigdemont dijo que fue una entrevista "positiva" en la que abordaron "la situación política en general".

"Creo que coincidimos en algunas cosas que son muy difíciles aún, no se dan las condiciones para un diálogo porque es absolutamente inaceptable en Europa que existan presos políticos", opinó el independentista huido de la Justicia española hace casi un año. Agregó que la posibilidad de una reunión presencial con Iglesias en Waterloo "está encima de la mesa".