Junta de Seguridad de Barcelona: la alcaldesa Ada Colau y el secretario de Interior de la Generalitat, Brauli Duart.
Junta de Seguridad de Barcelona: la alcaldesa Ada Colau y el secretario de Interior de la Generalitat, Brauli Duart. EUROPA PRESS

Tras meses de quejas vecinales por la inseguridad en Barcelona y de demanda de datos referentes a este asunto por parte de la oposición, la alcaldesa, Ada Colau, ha hecho este lunes público el último informe policial disponible, que confirma las protestas y muestra que los delitos crecieron un 19% en la ciudad de enero a agosto de este año en relación al mismo periodo de 2017. Pasaron de 123.013 a 146.447 y subieron "muy específicamente" en Ciutat Vella, ha apuntado Colau, que ha esperado para dar cifras hasta el día en que ha podido anunciar también una estrategia para hacerles frente, la que han pactado Ajuntament y Generalitat por la mañana en la Junta de Seguridad Local.

Este remedio no pasará por aumentar el número de Mossos en Barcelona, tal y como ha reclamado en numerosas ocasiones el gobierno municipal, sino por una "reorganización" de los efectivos. Y es que según ha indicado la alcaldesa, el incremento "no es posible de manera inmediata", por lo que se ha optado por reforzar la presencia de agentes uniformados en las zonas más sensibles, sobre todo, en Ciutat Vella.

La medida será visible "a partir del 1 de noviembre", ha señalado el secretario de Interior, Brauli Duart, y no ha querido cuantificar el aumento de efectivos previsto en el distrito. "La cifra será dinámica en función de las necesidades", ha dicho Duart, que ha sido el máximo representante de la Generalitat en la Junta de Seguridad, pues el conseller de Interior, Miquel Buch, no ha asistido por motivos de salud.

También la Guàrdia Urbana pondrá de su parte, pues Colau ha afirmado que el Ajuntament mantendrá el plan de choque de verano para mejorar la seguridad, sobre todo en Ciutat Vella. Además, la policía municipal y la autonómica incrementarán "al máximo la colaboración", para lo que se revisarán los convenios de 2005, ha señalado Duart, y se creará una comisión de seguimiento del trabajo conjunto.

Por otro lado, ha explicado la alcaldesa, "a corto plazo" se abrirá "un segundo juzgado de guardia", porque el existente no da abasto, y se pondrá empeño en conseguir que el castigo para quienes cometen hurtos de forma reiterada no se quede en una multa, sino que pueda comportar prisión. "La justicia cerró la vía de la reincidencia y «se esta trabajando para que se acepte la fórmula del delito continuado como alternativa", ha dicho.

Más hurtos en comercios

Los datos policiales que se han hecho públicos este lunes muestran que en Barcelona se producen el 39,1% de los hechos delictivos de Catalunya, donde también han aumentado, un 11,77% en los últimos 12 meses. Asimismo, señalan que en la ciudad, en paralelo al incremento de los delitos entre enero y agosto, se registró un crecimiento de la actividad policial. Los Mossos y la Urbana realizaron 13.190 detenciones y 30.373 investigaciones, lo que supone subidas del 9,5% y del 4,8% respectivamente en relación al mismo periodo del año anterior.

Los hurtos fueron un 59% de los delitos que se registraron y en total se contabilizaron 86.834 en esos ocho meses, un 19% más. Crecieron, sobre todo, en comercios, locales de restauración y el metro. También aumentaron un 19% los robos con violencia e intimidación, de 3.694 a 4.396.

Por otro lado, los datos muestran que desde principios de año la Urbana y los Mossos han desmantelado 46 narcopisos, de los que el 61% han quedado precintados.

Colau ha atribuido el incremento de la delincuencia a múltiples factores, entre ellos, al desplazamiento de grupos organizados por Europa, a que la reincidencia en cuanto a hurtos "no es un agravante" y a que en lo que va de año los agentes han tenido que atender "un 143% más de concentraciones y un 51% más de manifestaciones".

"Si no se nota el cambio de intensidad –en la actividad policial– seré la primera en levantar la voz", ha dicho.

Vuelta a índices de delincuencia de los años 80

El Ajuntament también ha hecho pública este lunes la Encuesta de Victimización 2018, que refleja que el 25,6% de los entrevistados asegura haber sido víctima de algún delito. Se trata del segundo porcentaje más alto desde el año 1986. En el distrito de Ciuata Vella, este se eleva hasta el 36,6%.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.