Sánchez e Iglesias firman el acuerdo para los PGE de 2019
Sánchez e Iglesias firman el acuerdo para los PGE de 2019. EP

La situación política actual obliga al Gobierno, lejos de la mayoría absoluta, a negociar abiertamente los Presupuestos Generales del Estado. El PSOE ya cuenta con el apoyo de Unidos Podemos, y ahora busca los votos de las formaciones nacionalistas e independentistas para sacar adelante las cuentas.

En ese contexto, existe una clara división de opiniones entre los españoles sobre el proyecto de las cuentas presentado por la izquierda. El 46% cree que, en conjunto, es bueno para España frente al 38% que piensa que es malo. Es la principal conclusión del sondeo de Metroscopia para Henneo del mes de octubre. Es llamativo, eso sí, que el votante de Podemos da mayor respaldo a las cuentas (82%) que el del PSOE (76%).

Una de las medidas calificada como estrella de estos PGE es la subida del salario mínimo a 900 euros. Pues bien, es la que menos viabilidad tiene según los encuestados: un 63%. Y es así —y aquí entra el componente ideológico— porque solo un 53% de los votantes de Ciudadanos  y apenas uno de cada tres votantes del PP (36%) piensan que sea posible económicamente llevarla a cabo en estos momentos.

Otro de los puntos que se tratan en el sondeo es la urgencia de las medidas. El incremento de la inversión para la atención a las personas dependientes, la cotización de los autónomos en función de sus ingresos reales y el restablecimiento del subsidio para los mayores de 52 años, constituyen medidas percibidas de manera transversal como urgentes por los votantes de todos los partidos políticos del sistema.

Dependencia y autónomos, medidas más urgentes

El 91% de los españoles considera urgente ampliar la inversión en dependencia, cifra que oscila entre el 86% de los votantes de Ciudadanos y el 97% de los de Unidos Podemos. Los votantes del PP (87%) se aproximarían a los de Ciudadanos y los del PSOE (96%) a los de la formación morada.

También se alcanza una unanimidad similar la cotización de los autónomos en función de sus ingresos reales. Esta medida la cree urgente el 92% de los votantes del Unidos Podemos, el 91% de los del PSOE, el 85% entre los de Ciudadanos y el 80% de los populares. Más componente ideolótico se muestra en la regulación de los precios de alquiler. Piden celeridad a la hora de implantar esta medida el 91% de los votantes de Unidos Podemos y el 90% de los del PSOE, frente al 59% de los de Ciudadanos y el 58% de los populares. Una diferencia de treinta puntos.

En el otro lado están las que se consideran menos urgentes. Que las bajas de maternidad y paternidad sean iguales e intransferibles es, de entre todas las principales medidas sobre las que se ha pedido opinión en este sondeo, la percibida con menor grado de urgencia: la consideran como tal el 59% de los españoles.

¿Y la viabilidad?

Por un lado está la necesidad de que se apliquen ciertas medidas y otra que estas sean viables. Si la subida del salario mínimo es el paso que más complicado ven los españoles, si que se ve factible económicamente la igualación y transferibilidad de las bajas maternas y paternas. Eso sí, es la única medida que siendo viable no es considerada urgente. Es decir, entre los votantes de los cuatro principales partidos, quienes la consideran viable económicamente superan a quienes piensan que es urgente.

La medida económicamente más viable de las sometidas a evaluación en este sondeo, es la que afecta a los trabajadores autónomos y a su cotización en función de los ingresos reales que obtienen. Así lo piensan ocho de cada diez españoles (79%) que incluyen a la amplia mayoría de los votantes de los cuatro principales partidos: 89% de los de Unidos Podemos, 83% de los del PSOE, 82% de los de Ciudadanos y, en menor medida, el 68% de los del PP.