Audiencia Provincial
Imagen de la sede de la Audiencia Provincial de Sevilla. GOOGLE STREET VIEW

La Audiencia de Sevilla ha absuelto a una mujer, juzgada por prostituir a su hija cuando tenía 14 años y para la que la Fiscalía pedía 22 años de prisión, al considerar que el testimonio de la supuesta víctima es la "única prueba de cargo" y resulta "poco descriptivo" e "impreciso".

En la sentencia, el tribunal absuelve tanto a la madre de la chica, como autora de un delito de prostitución y coautora de dos delitos continuados de abusos sexuales, como a dos hombres con los que presuntamente fue obligada a mantener relaciones sexuales, para los que el Ministerio Público pedía 13 años y medio por los mismos delitos.

Los tres acusados fueron juzgados el 17 de septiembre en la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla, un juicio en el que los tres negaron los hechos, mientras que la joven, ya mayor de edad, relató que sufrió abuso sexuales durante un mes y medio en el verano de 2014 cuando contaba con 14 años y vivía con su madre, sus cinco hermanos y su novio de 30 años, que fue quien puso la denuncia.

Según su testimonio, su madre, que ejercía la prostitución, la obligó a tener relaciones sexuales con dos hombres "porque no tenían para comer", llevándola la primera vez "engañada diciéndole que iba a limpiar una cocina" aunque en las siguientes ya sabía a lo que iba y su madre le decía que era necesario para poder comer y le dio 20 euros cada vez.

Se lo contó a su novio y al ser enviada a un centro de protección, fue éste quien presentó la denuncia.

En el juicio, el novio testificó que ni vio ni sabía nada y que se limitó a poner en la denuncia lo que la chica le "dijo que pusiera", y tanto la pareja de la madre como otros testigos también alegaron desconocimiento.

Los peritos psicólogos que examinaron a la joven declararon que se le hicieron cinco entrevistas y sólo en una "relató los supuestos hechos vividos con detalles".

El fallo recoge que su relato "no cumple criterios suficientes" para valorar su credibilidad al no coincidir las veces en las que presuntamente fue obligada a prostituirse señaladas en el juicio y en su declaración en instrucción y ante los psicólogos, ni tampoco detalles de fechas y lugares.

Para el tribunal, "siendo la única prueba de cargo" su testimonio existe una "duda razonable" sobre "la realidad de los hechos denunciados".

También tiene en consideración la situación familiar del momento, ya que la madre había denunciado al novio de su hija por "agresión hacia ésta, violación e incluso secuestro".

La sentencia se hace eco del informe psicológico que apunta al "inicio inadecuado en la sexualidad" de la chica "cuando esta contaba la edad de 14 años con un hombre de unos 30 años".

Por todo ello, el tribunal absuelve a la madre —defendida por el abogado Ramón Fernández-Palacios— y a los otros dos acusados de todos los delitos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.