Karmelo Landa y Mikel Etxaburu
Los miembros de la Mesa Nacional de Batasuna, Karmelo Landa y Mikel Etxaburu, frente a dos agentes de la Ertzaintza. (Luis Tejido / EFE). Luis Tejido / EFE

La Policía Nacional ha detenido esta madrugada en Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra y Córdoba a 14 miembros de la Mesa Nacional de Batasuna por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

El magistrado imputa a los detenidos delitos de integración y/o colaboración con organización terrorista y asociación ilícita.

Alguno son miembros destacados de Batasuna

Entre los arrestados se encuentran Karmelo Landa, Mikel Etxaburu y Karmele Aierbe, estos dos últimos tras dar una rueda de prensa ayer en Bilbao en la que convocaron para el próximo jueves una "huelga general" para protestar contra la "represión judicial, política y policial" en su contra y para "decir que sí al marco democrático y a la independencia de este país".

También han sido detenidos los tesoreros del PCTV, Jesús María Agirre y Sonia Jacinto, a quienes el pasado día 6 el magistrado les imputó -junto al presidente de esta formación, Juan Carlos Ramos- un delito de colaboración con ETA y otro de asociación ilícita en un auto en el que Garzón consideró que sin su intervención no hubiera sido posible llevar a cabo la sumisión política y financiera de ese partido a ETA-Batasuna.

Entre los otros arrestados se encuentran Aitor Aranzabal -responsable de la Mesa Nacional de Batasuna en Guipúzcoa-, Eusebio Lasa Altuna, Peio Gálvez, Mikel Garayondo, Joseba Zinkunegi; el ex concejal de Euskal Herritarrok, Juan José Ibazeta, Iñigo Valdkalonge y José Manuel Jurado, de Udalbitza.

La última detención que se ha notificado ha sido la de la presunta miembro de EKIN, Nuria Zugarai, que ha tenido lugar en Córdoba.

Registros en sedes de ANV y PCTV

Además, en la operación coordinada por el juez Garzón desde el País Vasco, las fuerzas de seguridad han registrado las sedes que ANV y PCTV tienen en la localidad vizcaína de Barakaldo, así como las de Pamplona y Belartza.

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha calificado la operación de "muy importante" y ha explicado que, tras la detención de la cúpula de la nueva Mesa Nacional de Batasuna el pasado 4 de octubre en Segura (Guipúzcoa), "se ha seguido actuando contra aquellas personas que pretenden continuar la labor orgánica de la dirección de Batasuna, desconociendo las órdenes judiciales de disolución e ilegalización.