Un total de 51.275 mujeres aragonesas se han realizado durante los últimos 12 meses una mamografía enmarcada en el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama.

De este modo, se ha citado durante el último año -de octubre de 2017 al mismo mes de este ejercicio- a 67.213 mujeres de todo Aragón, de entre 50 y 70 años, para la realización de esta prueba de cribado. De todas ellas, participaron en el programa 51.275, es decir, el 76,3% del total. Este viernes, con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, el Departamento de Sanidad recuerda la importancia de la detección precoz para luchar contra esta enfermedad.

El objetivo de los cribados es aumentar las posibilidades de detectar la enfermedad en una fase preclínica que mejore la efectividad del tratamiento respecto a un diagnóstico posterior. Por provincias, Teruel es la que mayor porcentaje de participación presenta, con el 85,8% de las mujeres citadas, frente al 73,6% de Zaragoza y el 81,6% de Huesca, porcentajes todos por encima del 70% recomendado.

Así, la tasa de detección de cáncer en la comunidad se sitúa en 4 cánceres por cada 1.000 mujeres exploradas. Este programa comenzó a implantarse en la comunidad en 2006 y ya han pasado por él más de 200.000 mujeres aragonesas.

Desde el año 2005 la mortalidad del cáncer de mama se ha reducido un 19%, si bien el tumor maligno de mama sigue siendo el más frecuente como causa de muerte en la mujer (3% del total de muertes y 15% del total de tumores). En el año 2016, último año analizado completo, se detectaron en el programa 210 tumores malignos.

RENOVACIÓN TECNOLÓGICA

El Departamento de Sanidad ha apostado por la renovación tecnológica en los aparatos de cribado durante esta legislatura. Se han invertido, gracias en parte a la donación de la Fundación Amancio Ortega, más de 5,4 millones de euros.

Así, se han renovado las cinco unidades de cribado de todo Aragón gracias a la adquisición de 4 mamógrafos digitales, 6 mamógrafos más de última generación y 12 estaciones de trabajo. Además, se han adjudicado 16 ecógrafos de alta gama y este año se ha concluido la tramitación de la actualización de otros cinco mamógrafos. Los equipos adquiridos tienen un elevado rendimiento tanto en el número de estudios realizados como en la calidad de las imágenes.

Estos nuevos aparatos mejoran notablemente el diagnóstico de esta patología, ya que la resolución de la imagen es mucho mayor, lo que permite detectar lesiones de pequeño tamaño y diferenciar entre diferentes tipos de calcificaciones. Esta tecnología permite también reducir la dosis de radiación a una tercera parte respecto a los anteriores mamógrafos.

Además redundan en una mayor comodidad para las mujeres que se tienen que realizar esta prueba, dado que permite realizarla con más rapidez, el aparato es más ergonómico y se disminuye notablemente la presión que es necesario ejercer sobre la mama.

Estas mejoras se complementan también con la inversión realizada en los aparatos destinados a tratamiento, como los tres nuevos aceleradores lineales que se van a instalar en la comunidad, así como la implantación de la radioterapia intraoperatoria en el Hospital Obispo Polanco de Teruel, prevista para los próximos meses.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.