Obesidad
Una enfermera mide la cintura de un joven con obesidad. GTRES

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el nuevo Real Decreto de 'prescripción enfermera' por el cual los profesionales de Enfermería podrán recetar medicamentos y dispensar las vacunas, y que nace por la necesidad de "aportar seguridad jurídica" al manejo de medicamentos que este colectivo usa ya "habitualmente".

Se trata de una vieja reivindicación del Consejo General de Enfermería y del Sindicato de Enfermería SATSE, que habían reclamado a la exministra de Sanidad Carmen Montón el pasado mes de julio la aprobación de esta norma antes de la campaña de vacunación de la gripe que en estos días comienza en varias comunidades autónomas.

"Esta cuestión de medicamento siempre se referirá a medicamentos sujetos a prescripción médica y que se desarrollen con un marcado carácter colaborativo y aparecerán en los protocolos y guías de práctica clínica y asistencial", ha anunciado la portavoz del Gobierno y ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros.

El texto, que salió este verano a información pública, ha sido aprobado tanto por los profesionales médicos como enfermeros y analizado por el Consejo de Estado, el cual remitió este jueves su informe al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, tal y como adelantó la propia ministra, María Luisa Carcedo, durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad del Senado.

Así, señala que las actuaciones de indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos suscritos a prescripción médica por parte de los enfermeros se desarrollarán en un marco de "carácter colaborativo" y con la finalidad de "garantizar la continuidad asistencial" y la seguridad de los pacientes.

De esta forma, se modifica el Real Decreto de 'prescripción enfermera' aprobado por el ministro de Sanidad del Gobierno de Mariano Rajoy, Alfonso Alonso, que fue bien acogido por los médicos pero muy criticado por los enfermeros, quienes lo tacharon de una "ilegalidad absoluta" que rompía con el Estado de Derecho, y vulneraba la reforma de la Ley del Medicamento que se aprobó por unanimidad en el Congreso de los Diputados en diciembre de 2009 para habilitar nuevas competencias a los enfermeros.

No obstante, con Dolors Montserrat como ministra de Sanidad, los médicos y enfermeros, en el seno del Foro Profesional, acordaron modificar la citada normativa y, poco tiempo más tarde, la propia ministra anunció que la Cámara Baja ya había iniciado el trámite de consulta pública para modificar el Real Decreto.