Padre
Los padres deben predicar con el ejemplo en el reparto de obligaciones del hogar. GTRES

La llegada de un hijo supone un antes y un después en el día a día de cualquier pareja. Los hijos influyen desde el minuto cero en todas las decisiones que se toman en casa, desde el mobiliario y la cesta de la compra hasta las vacaciones. Pero no debe verse como algo negativo, ya que a medida que crecen lo más recomendable es que pasen de condicionar cualquier actividad a adquirir un rol más participativo.

Así lo consideran numerosos expertos, que por ejemplo son cada vez más proclives a implicarles de forma directa en las tareas del hogar. "Les ayuda a ser autónomos y aumenta su autoestima, les da confianza a la hora de afrontar otros retos", asevera la psicóloga infanto-juvenil Nuria Torrent, del Departamento de Pediatría del Hospital Universitari Dexeus-Grupo Quirónsalud en Barcelona.

Los beneficios son diversos, añade esta experta. Por ejemplo, cuando se les pide ayuda a la hora de preparar la comida se trabaja la motricidad fina mientras que con las tareas organizativas o de limpieza (ayudar al barrer, pasar el polvo o hacer la cama) se trabaja la motricidad gruesa. Asimismo, les ayuda a crear unos hábitos, organizarse y trabajar en equipo.

Eso sí, sus responsabilidades deben irse adaptando progresivamente en función de la edad, sin querer ir con prisa y que el niñodeba crecer demasiado rápido, ya que así podemos generar el efecto contrario. "Igual que implicarles en el hogar sirve para reforzar su autoestima, si no aplicamos el sentido común y no les damos tareas adaptadas a su ritmo de desarrollo podemos fomentar cierta sensación de frustración. Cada niño tiene su ritmo", insiste esta experta.

Además, Torrent insiste en no adjudicar unas tareas u otras por el mero hecho de ser chicas o chicos. La canción de Miliki en la que una niña no podía jugar porque tenía que lavar, planchar, coser o tender definitivamente debe quedar obsoleta.

"Es importante inculcar a los hijos desde bien pequeños la idea de familia como equipo, cuyos miembros son igual de importantes y dejando de lado cualquier rol preestablecido que favorezca la diferenciación de género", insiste esta experta, que anima a los padres a predicar con el ejemplo. "Si solo limpia mamá y solo hace la compra o tira la basura papá, no conseguiremos que las siguientes generaciones sienten las bases de una igualdad efectiva entre hombres y mujeres".

Algunas ideas

Niños de entre 2 y 3 años

  • Organizar los juguetes: dile dónde guardarlos y ayúdale.
  • Comer solo: déjale su tiempo.
  • Tirar las cosas a la basura: hazlo con él hasta que se acostumbre.
  • Proporcionarnos las pinzas para tender: si éstas son de colores aprovechamos para reforzar el aprendizaje de los colores.
  • Llevar la ropa limpia a su habitación o la sucia al cubo de la ropa para lavar.

Niños de entre 4 y 5 años

  • Vestirse solo: prepara la ropa la noche anterior para ganar tiempo por la mañana.
  • Asearse: lavarse la cara, los dientes e incluso peinarse (o quitarse enredos).
  • Poner y quitar la mesa: ayúdale a poner el mantel.
  • Dar de comer a la mascota: llena la comida en el bol de la mascota y que se lo sirva él.
  • Fregar los platos con supervisión: Pueden empezar por los vasos y los platos y seguir el adulto.

Niños de 6 y 7 años

  • Hacer la cama: sobre todo los fines de semana.
  • Organizar el escritorio: que quede ordenado cuando acabe sus tareas.
  • Preparar su mochila: ser responsables de lo que deben llevar a la escuela.
  • Pasar aspirador.
  • Quitar el polvo de los muebles: sobre todo las superficies lisas.

Niños de 8 y 9 años

  • Bañarse solo: puedes supervisar que se hayan retirado todo el champú.
  • Limpiar el suelo.
  • Cuidar la mascota: limpiar la jaula o el terrario, cepillar el pelo del perro...
  • Preparar el desayuno o la merienda: se sentirán importantes.
  • Cocinar platos sencillos bajo supervisión: es un momento para estar juntos.

Niños de entre 10 y 11 años

  • Limpiar su habitación: pueden decidir que quieren donar si no lo usan.
  • Sacar la mascota: si tenéis perro durante las horas de luz puedes pasearlo.
  • Limpiar el jardín: recoger las hojas secas, regar las plantas.
  • Tender la ropa: sacarla de la lavadora y tender.

Niños de 12 o más años

  • Sacar la basura: a estas alturas ya sabe en qué contenedor debe reciclar.
  • Hacer la compra: podéis preparar la lista con antelación.
  • Cuidar de un hermano menor: hacer de canguro si hay que salir a hacer recados.
  • Coser: desde un botón a empezar a coser un dobladillo a máquina.