Jamal Khashoggi
El director ejecutivo adjunto del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), Robert Mahoney, en rueda de prensa sobre la desaparición del periodista saudí Jamal Khashoggi en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. EFE/ Justin Lane

 Uno de los quince supuestos sospechosos saudíes que estuvieron en el interior del consulado saudí en Estambul cuando desapareció el periodista opositor Jamal Khashoggi ha muerto en un misterioso accidente de coche, afirma el diario oficialista turco Yeni Safak, aunque sin citar fuentes.

El hombre fallecido es identificado por el diario -muy cercano al gobierno turco- como Meshal Saad M. Albostani, un oficial de la Fuerza Aérea de Arabia Saudí, nacido en 1987.

El mismo periódico señala que existen "rumores de que (Albostani) podría haber sido silenciado", es decir, asesinado, y agrega que "no existe ninguna información sobre los detalles del accidente que causó la muerte de Albostani".

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este jueves que "ciertamente" parece que el periodista saudí está muerto, y aseguró que este hecho tendrá duras consecuencias.

"Ciertamente eso me parece a mí", explicó el presidente al ser preguntado sobre si Khashoggi, al que se le perdió la pista tras entrar en el consulado saudí en la ciudad turca, ha fallecido.

Según han publicado varios medios de comunicación turcos, el saudí llegó a Turquía en la madrugada del 2 de octubre, a las 01.45 hora local (22.45 GMT del día 1), se alojó en un hotel, y abandonó el país el mismo día por la noche a bordo de un avión privado.

Las autoridades turcas filtraron la semana pasada imágenes de cámaras de seguridad a la prensa de un total de 15 saudíes, entre ellos un experto forense, que llegaron a Estambul el mismo día que Khashoggi desapareció tras entrar en el consulado y que abandonaron Turquía solo horas más tarde.

Las autoridades turcas siguen analizando las pruebas tomadas por sus expertos en el consulado saudí y en la cercana residencia del cónsul saudí en Estambul para encontrar pistas del paradero del periodista desaparecido.

Otras informaciones filtradas a las prensa turca aseguran que el periodista, de 59 años de edad, fue torturado y decapitado en el interior del consulado, aunque hasta ahora Turquía no ha culpado oficialmente a Arabia Saudí por el supuesto crimen.