Ascensos a puestos de alta dirección

El cambio a un nuevo cargo de alta responsabilidad deberá llevar aparejada la formalización de un contrato por escrito.
Cuando un trabajador vinculado a la empresa por una relación laboral común sea ascendido a un puesto de alta dirección deberá formalizarse un contrato por escrito. Igual si es promovido como alto cargo a otra empresa distinta dentro del grupo u otra forma asociativa similar, con lo que de manera implícita se admite el traspaso de una a otra.

La relación laboral común no se extinguirá hasta que haya pasado un plazo de dos años desde que se acordó el ascenso, manteniéndose entre tanto en suspenso. Durante los dos años que siguen al acuerdo, el directivo tendrá la opción de reanudar la relación de origen si se extingue la de alta dirección.

Cuando las partes opten por la simple suspensión de la relación laboral previa, al extinguirse la relación laboral especial el trabajador tendrá la opción de reanudar la común que tenía en origen, sin perjuicio de las indemnizaciones a las que pudiera tener derecho por el cese como alto cargo, salvo en el caso de que la causa haya sido el despido disciplinario. El periodo durante el cual el trabajador haya ocupado el puesto de alta dirección no será computable a efectos de determinar la antigüedad y fijar la indemnización en caso de que posteriormente se produzca el despido en la relación laboral ordinaria.

Acuerdo tácito

Una vez reanudada la relación laboral común, si el trabajador probase que se le sigue abonando la misma retribución que antes recibía como alto cargo y no la menor que le correspondería según convenio, se entenderá que la empresa contrajo el compromiso de seguir pagándole la más elevada. Debido a este pacto tácito a favor del salario mayor, la retribución superior que se hubiera recibido como alto cargo es la que deberá tenerse en cuenta luego a los efectos de calcular las indemnizaciones en caso de ruptura de la relación común.

Relación suspendida

En cuanto a los efectos sobre la relación común del inicio de la especial, si el empresario y el trabajador no indican expresamente en el contrato el sentido de su opción por sustituirla por la nueva o suspenderla, se entenderá que la relación laboral común queda simplemente suspendida. Del plazo para reanudar la relación común del que dispone el trabajador tras la extinción de la relación especial no dice nada la legislación, por lo que habrá que estar a lo que acuerden las partes. En algunos casos se han aplicado los veinte días de plazo previsto para reclamar el despido.

Con la colaboración de la Asociación Nacional de Abogados Laboralistas. Teléfono: 915 500 524. www.elaboralista.com

Mostrar comentarios

Códigos Descuento