Negrito, el gato asesinado por un militar
Negrito, el gato al que dio muerte el militar en Cuatro Vientos. EL REFUGIO

El titular del Juzgado de lo Penal número 15 de lo Penal ha dejado este jueves visto para sentencia el caso del militar que presuntamente mató al gato de un compañero de un tiro dentro del cuartel de Cuatro Vientos, en el madrileño distrito de Latina.

Durante el juicio oral celebrado la mañana de este jueves, el militar ha reconocido que disparó al felino, pero que "no le dio".

Sin embargo, otros testigos de los hechos han ratificado que si acertó, mientras que la Guardia Civil ha ratificado el atestado realizado, han informado a Europa Press fuentes presenciales.

La muerte de Negrito

Los hechos según sucedieron el 25 septiembre de 2015, sobre las 12 horas. El cabo primero Pablo Y.T. estaba encargado en ese momento de la Sección de Jardines en las instalaciones de la base área de Cuatro Vientos.

Cuando se encontró a Negrito, el gatito del soldado Francisco S. R., pese a saber que era de él y que vivía en las instalaciones militares, "sin motivo ni justificación y supuestamente con la única finalidad de acabar con su vida, fue a buscarle en una de las carabinas de su propiedad que guardaba en el vestuario de su puesto de trabajo".

Entonces, según el escrito de acusación, el cabo le disparó certeramente, "impactando el perdigón en los pequeños pulmones de Negrito, saliendo por el hemitórax, lo cual produce instantáneamente la muerte del animal".

Acto seguido, presuntamente recogió al cadáver del felino y lo introdujo en una bolsa de plástico, tirándolo al contenedor de basuras cercano al lugar de los hechos. Esto fue observado por el denunciante y otros dos testigos, compañeros del cuartel, según consta en las actuaciones.

El denunciante tenía conocimiento que el cabo 1º tenía un arma de aire comprimido que "había utilizado en innumerables ocasiones para abatir los animales que pacen por el acuartelamiento".

Investigación del Seprona

El día 30 de septiembre, a las 11.30 horas, dos agentes del Seprona de la Guardia Civil de Tres Cantos, se personaron y realizaron una inspección ocular de lo ocurrido, con la extracción del gato doméstico Negrito, que se hallaba enterrado en la Base Aérea, estando presentes un subteniente del Ejército del Aire así como el denunciante.

El cuerpo del animal, así como su hoja de custodia fue trasladado para su posterior necropsia.

La protectora El Refugio se ha personado como acusación en el proceso judicial y ha felicitado al Serpona por su "excelente investigación". La asociación ha pedido la pena máxima establecida en el Código Penal, un año de cárcel, así como la inhabilitación especial para el ejercicio de cualquier profesión u oficio que tenga relación con el cuidado, custodia o compraventa de animales domésticos, por tiempo de dos años.

Consulta aquí más noticias de Madrid.