Las mascotas podrán viajar en los buses de la EMT de València
El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, y la edil de Bienestar Animal, Gloria Tello, durante la presentación del carné EMT mascota. 20MINUTOS.ES

Los animales de compañía podrán acceder a los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València cuando se apruebe el nuevo reglamento, actualmente en tramitación, pero con condiciones. Este nuevo texto legal, que no se revisaba desde hace 13 años, se actualizará con demandas ciudadanas y con medidas como la relativa a las mascotas, incluida en el programa electoral con el que Compromís concurrió a los comicios locales de 2015.

Los concejales de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, y de Bienestar Animal, Gloria Tello, han detallado este jueves los principales puntos del texto, todavía sujeto a modificaciones, ya que se trata de un borrador. La novedad más destacada es la creación de un bono mascota, el título que permitirá viajar a los animales acompañados de sus dueños. La adquisición y formalización de la tarjeta, que incluye el nombre y la foto del animal y los datos del dueño, costará cinco euros, y permitirá la realización de viajes ilimitados para el perro o gato durante un periodo de dos años.

Eso sí, el acceso al bus estará condicionado a la posesión de este título y a que el animal vaya siempre en un transportín de 45 x 35 x 25 centímetros. Todo aquel que exceda de estas medidas no podrá acceder al autobús, salvo los perros-guía y los animales terapéuticos, que ya estaban exentos de la prohibición en la normativa actual.

Tello ha afirmado que la iniciativa "no es una medida precipitada, sino fruto de un trabajo previo de estudio y documentación" en el que se ha analizado lo que ya hacen en sus sistemas de transporte 18 ciudades, entre ellas Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza, Londres, París, Milán o Estocolmo.

La presencia en el bus de las mascotas, que deberán ir en un transportín cerrado durante el trayecto, estará además condicionada que no supongan un peligro o molestia para el conjunto de los viajeros. El número de animales estará además limitado a tres como máximo por autobús, y se colocarán en el regazo del propietario, sobre el mismo o a sus pies. El conductor o inspector tendrán capacidad para pedir que se bajen del vehículo con un motivo justificado y "siempre prevalecerá el humano", por lo que se podrá pedir al dueño de un animal que cambie su ubicación en caso de conflicto o molestia.

Además, no se podrá viajar con animales exóticos ni peligrosos, y el responsable de cualquier incidencia relacionada con la mascota será siempres su propietario.

Cartilla sanitaria del animal en regla

Respecto al título del bono mascota, permitirá al animal viajar en compañía de su dueño de forma ilimitada durante dos años, tiene un precio de expedición de 5 euros y se tendrá que enseñar y validar cuando se acceda al autobús. Llevará una foto de la mascota, será válido en toda la red de la EMT y, para su tramitación, se tendrá que presentar la cartilla sanitaria del animal con todas las vacunas en regla. Además, lo podrán adquirir personas no empadronadas en València, principalmente de localidades del área metropolitana.

Tello ha añadido que esta medida "nos pone al nivel de las grandes ciudades europeas" y ha manifestado que en València "hay más familias con animales que con niños", de modo que se equiparan "los derechos de las personas con animales respecto a quienes no los tienen" a la hora de moverse por la ciudad.

Otros cambios: invidentes y paradas fuera de marquesina

El nuevo reglamento de la EMT, cuyo borrador está formado hasta el momento por 26 artículos, incluye otras novedades, como las relativas a las personas invidentes y con movilidad reducida, que ya no estarán obligadas a pedir la parada del autobús. "Los conductores tendrán especial cuidado y se pararán, y así cumplimos las peticiones de Cocemfe para quitar la obligatoriedad de hacer la señal que recoge la actual normativa", ha explicado Grezzi.

Del mismo modo, se regulará la posibilidad de parar fuera de las marquesinas en situaciones excepcionales, como por ejemplo para el caso de mujeres que viajan solas por la noche, por motivos de seguridad, una medida que, según Grezzi, ya se ha probado en Bilbao y que tendrá que desarrollarse en el trabajo con los conductores.

El texto también abordará la obligatoriedad de cerrar las puertas en las paradas de regulación (las de inicio y final de trayecto) cuando el autobús está parado, por motivos de seguridad, y también introduce la posibilidad de que los conductores desplieguen la rampa para personas con movilidad reducida que no utilizan sillas de ruedas pero sí otros elementos análogos. "El reglamento actual era muy rígido y el conductor lo tenía que cumplier", ha afirmado el concejal y presidente de la EMT.

Otros aspectos que también se incluirán serán el lenguaje inclusivo, un código ético para la publicidad en pantallas, marquesinas y vehículos y un régimen sancionador más específico a la hora de imponer multas (serán leves, graves o muy graves, y las cuantías todavía no están definidas) en situaciones como viajar sin título válido o de vandalismo contra los buses o el mobiliario. De hecho, ya no será necesario llamar a la Policía, ya que el procedimiento lo inciará un empleado de la EMT y lo culminará el propio Ayuntamiento.

Consulta aquí más noticias de Valencia.