Sede de la Comisión Europea en Bruselas.
Sede de la Comisión Europea en Bruselas. Europa Press - Archivo

El fabricante francés Bic ha anunciado hoy una querella ante la Comisión Europea porque considera que Francia y Alemania incumplen sus obligaciones de supervisión del mercado de mecheros, y que la consecuencia es que una gran parte de estos aparatos disponibles en la UE no siguen las normas.

Bic explicó en un comunicado que, de acuerdo con un estudio que llevó a cabo en junio, un 73% de los modelos de mecheros que hay en Europa no respetan la norma de seguridad ISO 9994 y "por tanto representan un peligro para los consumidores".

A juicio de la compañía, eso se explica por los "fallos en los controles aduaneros" de importaciones en la Unión Europea, en particular en el puerto alemán de Hamburgo, principal puerta de entrada de mecheros, y por falta de vigilancia en el mercado interior, sobre todo en Alemania y en Francia.

El director general de los mecheros de Bic, François Clément-Grandcourt, señaló que aunque les llevan alertando "desde hace 10 años", ambos países "no han puesto en marcha las acciones que permitan poner fin a la salida al mercado de productos no conformes".

La empresa francesa calcula que cada año hay unos 30.000 accidentes "graves" a causa de estos mecheros, y eso representa un costo para la sociedad que se cifra "como mínimo" en 1.000 millones de euros.