Tarraco
Ruinas del anfiteatro romano de Tarraco, en Tarragona. Cintxa / Wikimedia Commons

Los enclaves catalogados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad situados en la costa mediterránea están en riesgo de desaparecer debido a fenómenos como inundaciones o la acción de la erosión producidos por el aumento del nivel del mar.

El aviso lo ha dado un estudio publicado esta semana en la revista Nature que cifra en 47 los lugares en peligro, repartidos por 14 países, y estima que estos daños podrían producirse a lo largo de este mismo siglo.

Dos de los lugares en riesgo están en España: la Ciudad Romana de Tarraco, en Tarragona, que tiene un riesgo muy bajo de inundación pero muy alto por erosión; y la Sierra de Tramontana en la isla de Mallorca, en riesgo medio por inundación y alto por erosión.

El estudio divide en dos grupos los lugares en función de qué fenómeno supone la mayor amenaza. Por un lado están las inundaciones provocadas por el aumento del nivel del mar, cuyo riesgo aumentará un 50% hasta 2100, y que afectarán sobre todo a sitios ubicados en torno al mar Adriático y especialmente a los que están en la costa italiana y croata.

Por otro lado está el riesgo por la erosión de la costa, que se espera que aumente un 13% en los próximos 80 años, que causará los principales daños en los enclaves situados en la costa española, turca e israelí.

En conjunto (riesgo de inundación más riesgo de erosión de la costa), las zonas más vulnerables por el aumento del nivel del mar son el golfo de Venecia (Italia y Croacia), el golfo de Corintio (Grecia), el golfo de Gabés (Túnez), seguidas por algunas zonas costeras también en riesgo alto aunque no extremo del litoral marroquí, tunecino, el mar Egeo, el litoral sur turco y la costa del norte de Egipto.

En total se han analizado 49 lugares patrimonio mundial y solo dos de ellos tienen la suerte de salvarse del aumento del nivel del mar: la Medina de Túnez y las ruinas de Xanthos y Letoon en Turquía.