El conseller de Interior, Miquel Buch, en el Parlament
El conseller de Interior, Miquel Buch, en el Parlament. @MIQUELBUCH

El conseller de Interior, Miquel Buch, ha defendido este miércoles la "excelente labor" de los Mossos d'Esquadra en los incidentes tras la manifestación de Jusapol y el aniversario del 1-O, y ha dicho que usaron la fuerza de forma "proporcionada" ante una "minoría violenta", aunque ha admitido dudas por la conducta de algún agente.

En una comparecencia en el Parlament a petición propia para dar explicaciones sobre los hechos, el titular de Interior ha reconocido que el dispositivo policial del 29-S y del 1-O no fue "totalmente perfecto", aunque ha subrayado que los Mossos contaron con los "medios adecuados", no se vieron "superados nunca" y ha resaltado su "gran profesionalidad" ante las "actuaciones violentas" de una "minoría radical y violenta", que esos días "emergió de nuevo" en Cataluña "tras años desaparecida".

Dice que los Mossos se replegaron en el Parlament para "apaciguar" a los manifestantes

Sobre el intento de algunos grupos de irrumpir en el Parlament en el primer aniversario del 1-O, Buch ha detallado que los Mossos hicieron en primera instancia un "repliegue estratégico" en el interior del edificio para comprobar si la no-presencia policial "aminoraba" la actitud de los manifestantes y que cuando constataron que se sobrepasaban las "líneas rojas del civismo pacífico" hicieron un uso "gradual y proporcional" de la fuerza para dispersarles.

Ha añadido que este repliegue permitió "comprobar con hechos" las intenciones de algunos manifestantes, que intentaron acceder a la Cámara catalana forzando la puerta tras una manifestación de conmemoración del 1-O.

Ante esta situación, se autorizó la dispersión de los manifestantes, y ha remarcado que, de acuerdo con la ley, en Catalunya, la autoridad gubernativa para ordenar la disolución de una manifestación son "los responsables políticos del Departamento de Interior, no los responsables policiales".

También ha defendido que los distintos dispositivos para conmemorar del 1 de octubre en Catalunya contaron con los medios adecuados y ha subrayado que ante el Parlament fueron necesarios "menos de dos minutos para hacer marcharse a los concentrados en la puerta, incluida la minoría con comportamientos violentos".

Ha puntualizado que las unidades de Seguridad Ciudadana --agentes de patrulla-- que tuvieron que acudir al Parlament "no tuvieron ni que intervenir en la dispersión de los manifestantes que había en la puerta".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.