Según estas mismas fuentes, el varón será ahora investigado por "hurto en grado de tentativa" tras comparecer en sede judicial en la mañana de este miércoles.

Su detención se produjo tras una persecución desde el cajero de la entidad bancaria ING en la calle Colón, donde personal de seguridad privada se disponía a recargar el cajero con efectivo. El varón logró hacerse con una saca de dinero y posteriormente huyó a pie, tras lo que fue interceptado por una unidad policial.

La Policía Nacional ha informado de que el varón carecía de documentación y de que las labores para lograr identificarle se han dilatado.

El detenido había manifestado ser de "nacionalidad cubana" y tener 30 años de edad, pero no figuraba con esos datos en ninguna de las bases a las que tiene acceso la Policía. Ni siquiera figuraba que la persona con la identidad que identificaba estuviera de facto en España. El varón dificultó la labor a los agentes a la hora de identificarle y se requirió la colaboración de la brigada científica.

Al no estar documentado, las diligencias policiales indican que se proceda a la apertura de una filiación con el nombre que la persona facilite en ese momento, que quedará vinculado a sus huellas digitales.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.