Sánchez e Iglesias firman el acuerdo para los PGE de 2019
Sánchez e Iglesias firman el acuerdo para los PGE de 2019. EP

En ausencia del apoyo del PP y Ciudadanos a los Presupuestos de 2019, al Gobierno le queda la alternativa de reunir en torno a sus cuentas para el año que viene los mismos apoyos con que contó en junio para que prosperara la moción de censura, una posibilidad en torno a la que este miércoles empezó a haber movimientos relacionados, sobre todo, con los independentistas catalanes. Junto al Gobierno, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, también se implicará en  la búsqueda de un acuerdo, que empezará pidiendo a ERC en la reunión que mantendrá este viernes en la cárcel con Oriol Junqueras.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado en la sesión de control de este miércoles que llevará el proyecto de Presupuestos a la Cámara en diciembre. Ha eliminado así la posibilidad de que pudiera ser antes, a finales de noviembre, tal y como el Gobierno lleva apuntado desde hace meses, pero así se cumplirá con los plazos que fija la revisión por parte de la Comisión Europea del plan presupuestario, el borrador, que el Ejecutivo le envió este lunes.

Bruselas tiene hasta el 30 de noviembre para contestar, aunque si hay algo que objetar se lo comunicará al Gobierno a finales de octubre, 15 días después de recibirlo.El año pasado, la Comisión contestó al borrador enviado por Luis de Guindos el 22 de octubre, ocho días ante que expirase el plazo máximo.

El Gobierno no va a esperar a tener una respuesta de Bruselas a su borrador y va a empezar ya a negociar con otros grupos para que se unan al acuerdo que ya ha alcanzado con Podemos, con el objetivo de sumar al menos 170 diputados necesarios para sacarlos adelante en una votación por mayoría simple. La ministra de Hacienda, Jesús Montero, ya ha dicho que empezará con el PNV, el partido que ha mostrado una especial sintonía con el Ejecutivo, y ha excluido a PP y Ciudadanos porque estos dos partidos se han "autoexcluido".

Aunque no será "barato", el PNV ya ha deslizado que no se lo pondrá difícil al Gobierno. Pero el Ejecutivo deberá contar también con el más complicado voto de los independentistas, que piden la libertad de los políticos procesados por el 1-O como contraprestación.

No obstante, los partidos se mueven y algunos de estos movimientos son observados como buena señal por parte del Gobierno.

Sesión sin Cataluña

Por primera vez en mucho tiempo, en la sesión de control al Gobierno de este miércoles no se ha hablado de la situación política en Cataluña. Ningún partido independentista ha preguntado al Ejecutivo por cuestiones que suelen ser habituales en estas sesiones, como los políticos que están presos o por la "ocupación" de Cataluña por parte de policías y Guardias Civiles.

Este último es un tema recurrente para ERC, cuyo portavoz adjunto, Gabriel Rufián, ha preferido este miércoles interesarse ante el presidente por la política que lleva a cabo el Gobierno en relación al colectivo LGTBI.

Tanto desde el Gobierno como desde el PdeCAT se ha considerado esta ausencia de preguntas sobre el procès como un signo de que los partidos también trabajan para otros temas.

Además, en el Ejecutivo se ve como un respiro el perfil del interlocutor que ha designado el PdeCAT para negociar los presupuestos. Se trata del diputado Ferrán Bel, perteneciente a la corriente de los diputados en Madrid menos aferrados a las directrices del expresident Carles Puigdemont, de quien es principal representante la nueva jefa de estos diputados en el Congreso, Míriam Nogueras.

El mismo alivio por que la negociación presupuestaria se vaya a llevar desde Madrid mostraba este miércoles un diputado del PdeCAT, que aseguraba que Puigdemont va a tener poco que decir.

Reunión en la cárcel con Junqueras

Por otra parte, Iglesias, ha confirmado que el viernes que viene se reunirá en la prisión de Lledoners con Oriol Junqueras, a quien pedirá el apoyo de ERC a los Presupuestos. Le dirá que el diálogo que es necesario para solucionar la situación en Cataluña "sólo es posible si la mayoría de la moción de censura se mantiene".

Iglesias ha explicado que informó a Sánchez de este encuentro en una de sus reuniones y que al presidente "le pareció normal que haya encuentros entre líderes políticos de distintas formaciones", según ha dicho.

En los pasillos del Congreso, el líder de Podemos ha dado una de cal y otra de arena afirmado que Junqueras y los otros políticos en prisión preventiva deberían estar en libertad y recordando que hay tribunales europeos -en Bélgica y en Alemania, los que han visto los casos de los huidos como Puigdemont- que "están diciendo que no se sostienen algunas acusaciones".

Aunque ha afirmado que gestos como el que ERC pide a Sánchez para que inste a la Fiscalía a retirar las acusaciones son "positivos", Iglesias se ha mantenido en la posición que defiende el Gobierno al considerar que no se pueden dar instrucciones al Poder Judicial.

"Me parece que no deberían estar en prisión, pero yo no puedo decir a la Fiscalía lo que tiene que hacer", ha dicho Iglesias, que no ha querido entrar a valorar la respuesta de Junqueras que, a través de Twitter, le han adelantado los dos portavoces de ERC en el Congreso, Joan Tardá y Gabriel Rufián.

"Sólo sé qué le dirá Oriol: que no hay negociación si el Gobierno de Pedro Sánchez no se mueve en el sentido que ERC ha manifestado", ha dicho Tardá en relación a su petición sobre la Fiscalía.

Rufián ha recomendado a Iglesias que "en lugar de ir a presionar a una celda de Lledoners para aprobar los presupuestos del PSOE se puede ir a presionar a un despacho de Moncloa para liberar a nueve demócratas de una condenada salvaje, injusta y vengativa".

Iglesias niega que sea "el delegado del Gobierno", pero está claro que está dispuesto a volver a hacer el papel de mullidor que ya hizo en junio durante la moción de censura y, en paralelo a la negociación que pilotará el Ministerio de Hacienda, tiene previsto reunirse con los portavoces de PdeCAT y PNV, pero también de otras fuerzas como Compromís.

"No soy ningún delegado del Gobierno, soy el presidente del grupo parlamentario de Unidos Podemos y formamos parte de un acuerdo presupuestario. Vamos a hacer nuestro trabajo para poder contar con todas las fuerzas", ha dicho Iglesias.

Preguntado si considera que la aprobación de los Presupuestos está difícil, el líder de Podemos ha recordado que "también estuvo difícil la moción de censura".

PP y Cs: ofensiva en contra de los Presupuestos

En el bando contrario, PP y Ciudadanos están dispuestos a hacer cuanto esté en su mano para impedir que el Congreso apruebe unos Presupuestos que ambas formaciones han tachado este miércoles de "ilegales", sin de momento concretar de qué manera los frenarán.

En los últimos meses, estos dos partidos han unido fuerzas para impedir que se elimine el veto del Senado a las cuentas. Una vez que el Gobierno está dispuesto a elaborar el Presupuesto teniendo en cuenta el objetivo de déficit que aprobó el año pasado Mariano Rajoy, del 1,3% del PIB, la diferencia entre esta cifra y el déficit del 1,8% que el Gobierno ha comunicado a Bruselas aparece ahora como el caballo de batalla.

PP y Ciudadanos se han debatido este miécoles entre calificar de "ilegales" los Presupuestos o recurrrir a otras fórmulas menos vinculada a la ley . "En todo caso, inmoral", ha señalado un dirigente popular. "Habrá que ver qué Presupuestos traen", ha dicho el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que ha recordado que "estos Presupuestos son malos para España". "Esperamos que [el Gobierno] no pretenda saltarse la ley".

Fuentes del PP han anunciado este miércoles una "ofensiva parlamentaria contra los Presupuestos", a través del "mecanismo que sea posible", pero sin aclarar si impedirán su tramitación en la Mesa del Congreso, tal y como Ciudadanos habría propuesto, según publica este miércoles El Mundo, algo que en el partido naranja no se tiene de momento muy claro.

Desde el PSOE se califica de "política ficción" este intento y dudan de que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, vaya a permitir que se rechace la tramitación de unos Presupuestos que, según establece la Constitución, el Gobierno tiene obligación de presentar.

En la sesión de control al Gobierno, el presidente del PP, Pablo Casado, ha asegurado que se opondrá a los Presupuestos "aquí, en España, y donde haga falta", horas antes de participar en Bruselas en una reunión de los líderes del PPE previa al Consejo Europeo. Fuentes del PP han señalado que este es "uno de los temas" que podría sacar a colación en el coloquio en el que participará, entre otros, junto a la canciller alemana, Angela Merkel.

"Por primera vez [los Presupuestos] se presentan sin un techo de gasto en esta Cámara, de manera ilegal", le ha dicho Casado al presidente.

"Ha engañado a los españoles y quiere engañar a Europa", le ha reprochado por su parte el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, a quien ha espetado que "ha llevado a Europa una senda que no existe, el [déficit] del 1,8%. Esta Cámara no ha aprobado el 1,8%, sino el 1,3%".