CEMEX, Cementera CEMEX
CEMEX, Cementera CEMEX EUROPA PRESS - Archivo

En un comunicado, la empresa ha indicado que han iniciado un proceso de reestructuración que afectará tanto a su modelo de organización como a su implantación industrial en España.

Además de las dos fábricas mencionadas se verán afectados otros centros de trabajo, determinadas oficinas comerciales y las propias oficinas corporativas centrales. La de Almería cuenta con capacidad para producir un millón de toneladas de cemento al año y la balear de Lloseta, unas 700.000 toneladas.

"La situación del sector y las perspectivas de la industria frente a la nueva regulación europea sobre los derechos de emisión de CO2, a partir del año 2020, hacen totalmente necesario la adopción de una serie de medidas para asegurar el mantenimiento de la actividad de Cemex en España y su presencia en los diferentes mercados en los que viene operando", ha argumentado la empresa.

La compañía comunicó este lunes a los representantes sindicales su intención de iniciar un proceso de despido colectivo. Las negociaciones con los trabajadores se iniciarán durante noviembre.

CINCO AÑOS DESPUÉS DEL ÚLTIMO AJUSTE

Cemex anuncia un nuevo ajuste cinco años después de que en los años 2012 y 2013, en plena crisis, acometiera su última reestructuración en el país, que supuso dos EREs que afectaron a 280 y 156 trabajadores, respectivamente y la venta a Cementos Molins de una fábrica de cemento de Barcelona.

Unos meses después, la compañía anunció un acuerdo a escala europea con la suiza Holcim que supuso la fusión de la actividad de fabricación de cemento, áridos y hormigón que las dos empresas tenían en España.

La presencia industrial de Cemex en España se completa con las fábricas que tiene en Alicante, Buñol (Valencia), Castillejo (Toledo) , Alcanar (Tarragona) y Morata de Jalón (Zaragoza), instalaciones que, en principio, no se ven afectadas.