Según ha indicado la institución humanitaria en una nota, gran parte de las más de 700 prestaciones facilitadas entre enero y octubre, en el marco de su proyecto de 'Atención urgente a las necesidades básicas', ha estado relacionada con la entrega de comida, si bien se registraron igualmente más de un centenar de ayudas para el pago de facturas de luz y agua y, en menor medida, para la adquisición de productos farmacéuticos, gafas y audífonos.

A esto hay que sumar las más de 240 prestaciones para material escolar o para abonar el alquiler o la hipoteca de la vivienda repartidas por Cruz Roja a través de sus proyectos para la 'Prevención de la exclusión escolar en tiempos de crisis' y para la 'Prevención de la exclusión residencial', de forma que son cerca de un millar las ayudas para la cobertura de necesidades básicas de familias cordobesas distribuidas por la organización en lo que va de 2018.

Estos datos, unidos a otros como los casi 20.000 cordobeses que se beneficiarán a través de la entidad de la nueva fase del Plan 2018 de Ayuda Alimentaria para la población más necesitada o el medio millar de personas sin hogar atendidas por la institución humanitaria durante el primer semestre, "constatan que siguen siendo muchas las personas y las familias en la ciudad y en la provincia que atraviesan verdaderas dificultades para cubrir sus necesidades básicas", según el responsable provincial del Programa de Extrema Vulnerabilidad de Cruz Roja, Ángel Córdoba.

Ante esta situación, y coincidiendo con la conmemoración este miércoles de octubre del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, la organización aprovecha la efeméride para reiterar su "preocupación ante la cronificación de la vulnerabilidad que venimos detectando desde hace algún tiempo en determinados sectores de la ciudadanía", en palabras del propio Córdoba.

Cruz Roja Española trabaja con estas personas desde una perspectiva integral, con el objetivo de reducir las situaciones de desigualdad y vulnerabilidad desde diferentes enfoques: con actividades para evitar el fracaso escolar entre niños y jóvenes; con iniciativas que estimulen mercados laborales más inclusivos; acompañando en la búsqueda de empleo a quienes tienen más dificultades y orientando para promover un consumo más eficaz y sostenible.

Para esta labor, la entidad cuenta con el apoyo de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, a través de fondos consignados del 0,7 por ciento de la casilla de Actividades de Interés Social del impuesto de la renta (IRPF).

El objetivo de estos proyectos de Ayuda Urgente es atenuar, en la medida de lo posible, la vulnerabilidad de quienes viven una situación de emergencia social. Bien sea con la entrega de vales para adquirir alimentos en supermercados, con el pago de suministros de luz o de agua, ayuda en el pago de alquileres o el reparto de material escolar para aliviar el gasto de la vuelta al cole, entre otros tipo de bienes. Cada caso se valora de manera personalizada para encontrar la solución más adecuada.

SENSIBILIZACIÓN Y FORMACIÓN

Dichos proyectos también contemplan intervenciones de sensibilización, formación y asesoramiento, para mejorar las condiciones económicas de las personas usuarias. Por ejemplo, Cruz Roja organiza talleres sobre ahorro de energía, en los que las personas participantes aprenden a leer sus propias facturas, concienciándose de un consumo responsable, tanto en función de su economía familiar, como en pro del medio ambiente.

De igual modo, la organización también realiza mediaciones entre las empresas suministradoras y los usuarios con el fin de evitar los cortes de suministros, así como con las delegaciones de servicios sociales y otras entidades.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.