La similitud de las fotos puso en alerta a la comunidad tuitera, que en las últimas horas ha resaltado las curiosa coincidencia entre la campaña del día de la niña del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la de su homólogo canadiense, Justin Trudeau, deslizando la idea de que pudo haber plagio por parte del español.

Pedro Sánchez se reunió el lunes con Irene, una niña de nueve años, como parte de la campaña de la ONG Plan Internacional para la defensa de los derechos de las niñas. Sánchez recibió en el Palacio de la Moncloa a la niña y la convirtió de manera simbólica "en la primera presidenta del Gobierno de España" por un día.

Fuentes de La Moncloa no han negado el plagio, pero han especificado que el presidente "como se ha hecho en otros países e instituciones, ha querido secundar esta iniciativa que desde hace tres años promueve la ONG Plan Internacional".

En el caso del canadiense Justin Trudeau, lo que hizo fue invitar a su hija, Ella-Grace, a ocupar su sillón, también para reconocer la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres en el Día Internacional de la Niña.