Drácula de Bram Stoker
Gary Oldman caracterizado como Drácula en una escena de la película dirigida por Coppola. ARCHIVO

Podrían llegar a ser hasta tres películas de 90 minutos cada una y volverían sobre uno de los clásicos del cine y la literatura de todos los tiempos, el vampiro. Más concretamente sobre el Drácula que imaginó Bram Stoker.

Son los creadores de la serie Sherlock, que ya adaptaron con gran éxito el clásico de Sherlock Holmes, los que están detrás de este proyecto, producido y financiado por la BBC y Netflix.

Los creadores Mark Gatiss y Steven Moffat están trabajando en esta nueva versión de Drácula, que estará ambientada en 1897, cuando el vampiro cambiará su Transilvania por el Londres victoriano, donde se instalará para horror de los ciudadanos.

Según recogía Variety Moffat y Gatiss se sintieron fascinados por este proyecto: "Siempre ha habido historias sobre este gran mal. Lo que tiene de especial a Drácula es que Bram Stoker le dio al mal su propio héroe".

Con la producción de la BBC One y la distribución de Netflix se espera que las nuevas películas, que aún no tienen fecha, puedan verse en casi todo el mundo.