"Existe más control policial que nunca en la ciudad, y se materializa disuadiendo las concentraciones de jóvenes, atendiendo las denuncias vecinales, incrementando los puntos de control de alcoholemia al volante, vigilando el ruido con los agentes de la Línea Verde e incluso clausurando los establecimientos hosteleros que incumplen la normativa de consumo de alcohol en la calle", según ha aseverado el concejal de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera.

En concreto, Cabrera ha detallado que la Policía Local se despliega cuatro zonas de actuaciones "prioritarias" que coinciden con los enclaves donde se suelen concentrar los jóvenes, donde se instalan dos controles de alcoholemia que cabe desplazar a lo largo de la noche y se establece un control de actividades y denuncias de ruidos a cargo de la Unidad de Medio Ambiente-Sección Línea Verde. "Estas actuaciones se realizan en aplicación de las ordenanzas municipales relacionadas con permanencia y concentración de personas consumiendo bebida fuera de zonas habilitadas, venta nocturna de alcohol en los establecimientos hosteleros y comerciales; molestias por ruidos en establecimientos y equipos con sonido instalados en vehículos; controles sobre la actividad comercial, venta ambulante en vía pública, y práctica de pruebas de alcoholemia", ha recordado.

"Toda esa batería de medidas policiales se complementa también con iniciativas de concienciación y de ocio alternativo para la juventud", ha añadido Cabrera. "La botellona -según ha agregado- no es un problema ni actual ni solo de esta ciudad, y este gobierno municipal tiene claro que aunque la Policía Local actúa y atiende las demandas de los vecinos de todos los barrios, no puede afrontar la cuestión con una política represiva, sino ampliando la oferta de ocio alternativo y de tiempo libre y concienciando a los jóvenes para, en conjunto, garantizar el derecho al descanso y la limpieza en la vía pública".

"Durante el mandato del PP hasta hubo expedientes del Defensor del Pueblo por la dejación en materia de control de la botellona y se acumulaban las denuncias de los vecinos y las vecinas sin ser atendidas en los distritos, cuyo máximo responsable era precisamente Beltrán Pérez. En cambio, hoy, sin datos, sin un mínimo rigor, cuando hay más control policial que nunca y una oferta de ocio alternativo, Beltrán Pérez se atreve a lanzar irresponsablemente mensajes de que en la ciudad de Sevilla no hay paz en sus calles y que no hay Policía Local en las calles, minusvalorando la labor de este Cuerpo e intentando enfrentar a los agentes con los vecinos. Su credibilidad es nula", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.