El Gobierno envía a Bruselas un borrador de Presupuestos... con truco para burlar el bloqueo del PP

Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (c), ministra Portavoz Isabel Celaá (d), y de Economía Nadia Calviño, durante la rueda de prensa posterior al consejo de ministros.
Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (c), ministra Portavoz Isabel Celaá (d), y de Economía Nadia Calviño, durante la rueda de prensa posterior al consejo de ministros.
EFE/Emilio Naranjo

El Gobierno enviará este lunes a la Comisión Europea un plan presupuestario sobre las cuentas que le gustaría ver aprobadas en 2019 que, en una primera batalla, da la victoria al PP, puesto que se realizarán con el objetivo de déficit vigente, del 1,3%, pero con los espera cobrarse una victoria de la guerra que libra contra populares y Ciudadanos por su bloqueo al Presupuesto, porque cuenta con el permiso de Bruselas para que a finales del año que viene las distintas administraciones hayan podido gastar más, el equivalente a un déficit del 1,8%.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y de Economía, Nadia Calviño, han presentado en rueda de prensa las líneas generales del documento enviado a Bruselas para que la Comisión Europea, que ahora evaluará si los planes presupuestarios del Gobierno se ajustan a la disciplina presupuestaria que deben seguir todos los países de la UE.

En un claro reparto de papeles, Calviño se ha dirigido a las instituciones comunitarias, mientras que a Montero le ha correspondido aludir a la guerra presupuestaria que el Gobierno libra con el PP y Ciudadanos para ver aprobadas sus cuentas el año que viene. Dentro de esta refriega, el objetivo de déficit, o dos para ser más exactos, se han convertido en un síntoma de quién puede ir ganando y de quién espera el Ejecutivo que termine cobrándose la victoria final.

Sortear al PP

Montero ha confirmado que los Presupuestos se elaborarán teniendo en cuenta el déficit actual, del 1,3%, debido a que el PP y Ciudadanos bloquean la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que terminaría con el veto del Senado y permitiría que una mayoría en el Congreso aprobara las cuentas que quiere el Gobierno.

Sin embargo, este 1,3% contrasta con el objetivo de déficit "crucial y apropiado" del 1,8% que el Gobierno ha comunicado a Bruselas y que encierra el plan del Ejecutivo para, a pesar del bloqueo del PP, permitir más gasto a las comunidades autónomas y a la Seguridad Social.

Entre el 1,3% y el 1,8% median 6.000 millones de euros de gasto que, según el Ejecutivo, se destinaría a pensiones a través de la Seguridad Social y a educación, sanidad o asistencia social a través de las comunidades autónomas.

Pero también media una guerra con el PP, que con su mayoría absoluta en el Senado trata de impedir que Sánchez apruebe para 2019 unas cuentas más expansivas, con más gasto, que las que hizo Mariano Rajoy durante la crisis. Así le obligaría bien a prorrogar sus presupuestos de este año o a convocar elecciones.

La solución que ha encontrado Hacienda consiste en hacer unos presupuestos más restrictivos en el gasto, con el 1,3% del PP y que suponen 1.000 millones menos para la Administración General del Estado, que Hacienda cuenta con suplir con los ingresos que generarán medidas como las subidas en el impuesto de Sociedades o del IRPF a partir de los 130.000 euros brutos.

Los 5.000 millones restantes hasta el 1,8% iban a repartirse entre la Seguridad Social y las comunidades autónomas, que en un principio se verán privadas de más dinero para gastar pero a la que, con la luz verde que ya ha dado Bruselas, se permitirá que se pasen de su objetivo de déficit.

El momento definitivo para fijar el gasto no será la elaboración de los presupuestos ni su aprobación, sino la liquidación que se hará a finales de 2019, cuando Hacienda espera que ya se haya eliminado el veto del PP en el Senado por la reforma ordinaria de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que PP y Ciudadanos vetan por procedimiento de urgencia. En ese momento, las Administraciones podrán presentar cuentas en relación al objetivo de déficit de 1,8% que permite Bruselas y no del 1,3% que el PP ha obligado ahora al Gobierno a cumplir.

"Seguiremos trabajando para hacer posible que prosperen los cambios normativos que permitan aprobar la senda de déficit", ha señalado Montero.

Compromiso con la Comisión

Por lo que respecta a la Comisión Europea, Calviño ha pronunciado varias veces la palabra "prudencia" para referirse a los cálculos económicos con los que el Gobierno ha elaborado sus cuentas para contar con el aprobado de Bruselas.

"El mensaje que está enviando el Gobierno es extraordinariamente claro, la determinación por mantener y si cabe reforzar la disciplina presupuestaria, reducir el déficit público y la deuda. Los distintos indicadores sobre la mesa ponen de manea clara el compromiso de España", ha dicho Calviño.

En clave interna, Montero ha explicado que medidas que figuran en el acuerdo del Gobierno con Podemos suponen un gasto de 5.098 millones de euros, de los que sólo 1.992 tendrán impacto en el Presupuesto de 2019 por lo que respecta a la Administración General del Estado porque otras, como los 704 millones que costará la revalorización de las pensiones al IPC o los 330 para financiar escuelas infantiles para la franja de 0 a 3 años va al presupuesto de la Seguridad Social o de las comunidades autónomas.

En el capítulo de los ingresos, Montero los ha cifrado en 5.678 millones, de los que 4.489 tendrán impacto en las Cuentas de 2019.

Cuentas falaces

La titular de Hacienda ha sido la encargada de enmendar la plana al PP por los cálculos erróneos que hizo estando en el Gobierno, fijando objetivos de déficit irreales y de los que parte el permiso que ha dado a España la Comisión Europea para que 2019 cierre con un déficit del 1,8% del PIB en lugar del 1,3% que pactó Rajoy.

Según ha explicado Montero, el Gobierno del PP se comprometió con Bruselas a cumplir en 2018 un déficit del 1,8 y en 2019 de 1,3% pero con cálculos erróneos, que dejaban el déficit para este año de 2,7%. Como el PP no contaba con negociar otros Presupuestos para 2019, la "inercia" llevaría el déficit para el año que viene el 2,2%, cinco décimas por encima del 1,8% que nada más llegar pidió el Gobierno de Sánchez a Bruselas.

La senda de déficit que elaboró el Gobierno del PP era "una falacia", ha señalado Montero, que, como Calviño se ha mostrado convencida de que Bruselas aprobará el plan presupuestario del Gobierno.

PNV, sí; PP y Cs, no

Para que los Presupuestos de 2019 salgan a la luz, el Gobierno deberá ampliar el apoyo hasta al menos 170 diputados, para lo que, además de Unidos Podemos, deberá contar con el PNV, ERC y PdeCAT.

Montero ha señalado que empezará a negociar con los nacionalistas vascos, porque "se han manifestado espontáneamente con un tono sintonizador".

"Acudimos a la negociación para concitar el acuerdo y la mayoría con el mayor número de grupos, excepto con los que se han autoexcluido, PP y Ciudadanos", ha señalado.

Sobre las condiciones políticas que plantearán los independentistas catalanes, la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, ha reiterado que el Ejecutivo sólo está dispuesto a hablar de Presupuestos. "El Ejecutivo no puede actuar en relación con la Fiscalía, ya saben que hay separación de poderes y lo que estamos poniendo encima de la mesa son Presupuestos beneficiosos para millones de personas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento