Estas actuaciones están incluidas en el Plan de Carreteras 2018-2019 de la institución provincial y se enmarcan dentro del objetivo de poner en valor la red provincial de carreteras, la segunda más extensa de España con más de 3.300 kilómetros, según han informado fuentes de la Diputación a Europa Press.

La actuación más significativa es la mejora del firme de la LE-5638 entre las localidades de Gradefes a Sorriba entre los puntos kilométricos 2,8 y 5,5 que se inicia medio kilómetro antes de Villanófar y finaliza en la localidad de Villacidayo. Esta mejora, que incluye la ampliación de la plataforma a 6,50 metros y la adecuación de la vía con la renovación de 5 obras de drenaje ya existentes y la ejecución de 2 nuevas, supondrá una inversión cercana a los 900.000 euros que incluye también la nueva señalización.

La adecuación de la carretera LE-5215 que va desde la LE-713 en Cacabelos hasta la LLE-5206 recibirá una inversión, según el proyecto aprobado hoy, de 658.000 euros. Se renovarán el firme de 3,5 kilómetros que restan para finalizar la mejora de todo el trazado cifrado en 5,65 kilómetros.

También se contempla en ensanche y mejora del firme en la carretera LE-5510 desde el punto kilométrico 1,3 hasta el final de travesía de la urbanización de Las Lomas, con una longitud de 1,9 kilómetros.

La plataforma pasará de los 4,5 a los 7 metros de anchura y se mejorará, como suele ser habitual, la señalización con una inversión prevista de 356.500 euros.

La cuarta actuación se desarrollará en la LE-3510 de Pola de Gordón a los Barrios de Gordón, una carretera que se ampliará a 5,5 metros para permitir el cruce de dos vehículos. También se colocará un rigola de 0,75 metros en el lado del desmonte que ayuda a canalizar el agua que se precipita desde el desmonte. El presupuesto previsto es de 356.100 euros.

El lote V supondrá la remodelación de la intersección de Sopeña de Curueño y la mejora de la seguridad vial entre las carreteras LE-321 y LE-4605.

Se ha proyectado una nueva intersección que amplía la plataforma actual que reduzca los posibles riesgos en época invernal para acceder a la carretera de ámbito autonómico por la enorme pendiente de la misma. El presupuesto es de 152.000 euros.

Los 1,8 kilómetros que van desde el cruce de la CL-622 a la localidad de Antimio de Arriba supondrán una inversión de 495.000 euros. Con ellos, se pretende aumentar la plataforma de los 4,5 a los 7 metros, con la mejora también del radio de las curvas. Se ampliarán los drenajes motivados por el aumento del ancho de la plataforma y se renovará toda la señalización horizontal y vertical.

La séptima actuación será un tramo de medio kilómetro de la LE-6445, entre la LE-451 a la LE-452 por Otero de Escarpizo y Vega de Magaz. Este tramo, situado a partir del kilómetro 5, comienza al final de la travesía de Otero de Escarpizo. Debido a que la vía cuenta con acequias de riego en ambas partes, se amplía la calzada a 6 metros y se canalizará el riego. Además, se creará un marco de 7 metros de ancho y 2 de alto para salvar el arroyo de Combarros, que atraviesa la carretera. El presupuesto previsto es de casi 240.000 euros.

Casi 550.000 euros costarán las dos actuaciones en la zona de Boñar, concretamente en la LE-3620 desde la CL-624 por la Losilla a Las Bodas, con la renovación del firme mediante mezcla bituminosa en caliente con una capa para los primeros 500 metros y de dos capas hasta el kilómetro 1,8. Por su parte, en la LE-3624 de la Losilla a La Devesa de Boñar se amplia la plataforma a 5 metros, se renovará el firme y se mejorará la señalización.

La Junta de Gobierno también aprobó hoy la renovación de las travesías de Villaverde de la Abadía y de Villadepalos, ambas en la LE-5226 por un importe de 266.000 euros. La actuación consiste, básicamente, en la sustitución del firme, sobre todo, en las zonas más deformadas.

La décima actuación, también incluida en el Plan de Carreteras 2018-2019, consiste en el ensanche y mejora del firme de la LE-2712 desde la N-625 a Retuerto. Se prevé la ampliación de la plataforma hasta los 4,30 metros, más el aprovechamiento de los arcenes con una rigola de hormigón. Se renovará la señalización y se incluirán barreras de seguridad en los tramos que existe desnivel entre rasante y terreno. El presupuesto previsto es de casi 200.000 euros.

Renovación de señalización y seguridad

También se aprobó una partida de 280.000 euros para la renovación de la señalización horizontal (pintado de marcas viales) en las carreteras de la zona occidental y oriental de la provincia. Este contrato consiste en el pintado de marcas viales reflexivas tanto longitudinales como transversales inscripciones y símbolos en el pavimento de las carreteras para cumplir la normativa.

En materia de seguridad, la Junta de Gobierno ha aprobado el expediente para la sustitución de barandillas en las obras de paso de carreteras, la estabilización de taludes en las carreteras LE-5250 del tramo de la N-120 a Friera, en la LE-5202 entre San Pedro de Olleros y San Martín de Moreda y la LE-3303 en Salientes. Por último, también se licitarán la instalación de barreras de seguridad en las carreteras de la provincia.

Estos cuatro contratos supondrán una inversión de 780.000 euros.

Consulta aquí más noticias de León.