La vista oral estaba marcada a las 9.45 horas de este lunes en el juzgado de lo Penal número 2 de Avilés, donde la acusación particular y la fiscalía, pedían para la acusada una condena de 6 meses de multa con una cuota diaria de 12 euros, la prohibición de acercarse al domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro frecuentado por el médico a menos de 300 metros durante dos años y una indemnización de 1.800 euros.

El acosado, que responde a las iniciales de A.T.S.S., no ha comparecido en los juzgados, y ha encargado a su abogada que llegase aun cuerdo sin celebración de juicio. Finalmente las partes han acordado condenar a la mujer a cuatro años de orden de alejamiento y 450 euros de indemnización.

Los hechos habían sucedido entre mayo del 2016 y marzo del 2017, donde según recoge el escrito del Ministerio Fiscal, la acusada comenzó a enviar continuos mensajes al que había sido su médico, algunos de carácter libidinoso. También le enviaba regalos y le visitaba en su lugar de trabajo, produciendo, que el médico tuviese que coger la baja por depresión.

A pesar de que el hombre le había dejado claro que no quería saber absolutamente nada de ella, la actitud de la mujer era muy insistente, incluso cuando el médico dio de baja su teléfono móvil, y comenzó a recibir llamadas en el teléfono particular de su domicilio, a donde incluso la mujer acudió tres veces en la primera semana del mes de marzo del 2017.

Además desde mayo de 2016 la mujer efectuó en 29 días, 39 llamadas a horas intempestivas, dictándose el 2 de marzo de 2017, un auto por el cual la mujer tenía prohibición de aproximación y comunicación.

La acusada está diagnosticada de trastorno de ideas delirantes, que le limita conocer el alcance de sus actos al encontrarse sus capacidades intelectivas y volitivas entorpecidas.

Consulta aquí más noticias de Asturias.