La mujer, que se enfrentaba a una pena de dos años y tres meses de prisión, no entrará finalmente en la cárcel al carecer de antecedentes.

El Ministerio Fiscal ha aceptado como atenuante muy cualificado que la acusada ya hubiese llevado a cabo el pago de 1.800 euros como responsabilidad civil.

El escrito del Fiscal recogía que la noche del día 13 de julio de 2016, el denunciante accedió al club Models, en Granda (Siero). Tras requerir los servicios de una de las chicas y realizar varios pagos con su tarjeta de crédito, ambos subieron a una de las habitaciones.

Aprovechando que la chica se pudo percatar de cuál era su número PIN y que el hombre se quedó dormido entre las 00.00 horas y las 02.00 del día siguiente, le sustrajo su tarjeta para dársela a otra persona, que se la proporcionó a su vez a la acusada, la cual, a las 0.17 y 02.18 horas del día 14, realizó con ella dos cargos en el bar Coyote, en la entrada de Oviedo, de 400 euros cada uno.

Luego se dirigió a un cajero en el barrio de la Tenderina y extrajo 1.000 euros; trató de obtener otros 1.000, 800, 500 y 300 euros, que le fueron denegados. La tarjeta fue reintegrada a su propietario antes de que despertase para que no se percatase de su falta. La acusada es la única persona localizada en relación a los hechos.

La Fiscalía consideraba los hechos son constitutivos de un delito continuado de estafa.

Consulta aquí más noticias de Asturias.