El suceso se produjo poco antes de las dos de la tarde, cuando la sala operativa del 1-1-2 recibió una alerta comunicando que habían rescatado del mar a una persona que se encontraba en parada cardiorrespiratoria y le estaban practicando maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Una vez en el lugar, el pesonal del SUC comprobó que el bañista permanecía en parada cardiorrespiratoria y le practicó maniobras de reanimación básicas y avanzadas sin obtener resultado, confirmando su fallecimiento.

La Guardia Civil custodió el cuerpo del fallecido hasta la llegada de la autoridad judicial e instruyó las diligencias correspondientes y la Policía Local colaboró con el resto de los recursos de emergencia.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.