Grúas TADI eleva la imagen de la virgen del Pilar para la ofrenda
Grúas TADI eleva la imagen de la virgen del Pilar para la ofrenda EUROPA PRESS

"Es un orgullo como aragonés y nos produce una enorme satisfacción cuando el día 12 vemos a la Virgen del Pilar rodeada de flores. Lo primero que hago es hacerle una foto y enviarla a los amigos que viven más lejos y que les causa gran emoción", ha relatado.

En declaraciones a Europa Press, el gerente de Grúas TADI ha explicado que el motivo de ceder gratuitamente la grúa surgió después de realizar varios trabajos con el Ayuntamiento de Zaragoza. A partir de 2010, se comprometieron a levantar la escultura de la Virgen sin coste alguno.

La imagen mide 1,43 metros, pesa 15 kilogramos y descansa sobre un troncopiramidal de 2,5 metros. Ha sido colocada esta mañana. "Si todos colaboramos, la fiesta sale más económica. Cada uno aporta lo que puede y además participas; también lo disfrutamos cuando, al terminar, nos comemos un chocolate con churros los trabajadores de la empresa y la brigada municipal", ha detallado Jaria.

BRAZO DE 22 METROS

José Antonio Jaria ha dejado claro que el principal motivo de este gesto es la devoción a la Virgen. "El Pilar es el Pilar y si eres creyente actúas de esta forma y es en beneficio de la ciudad. Para mí, es una tremenda satisfacción", ha remarcado.

El gerente de Grúas TADI se encarga personalmente de dirigir el brazo de la grúa que eleva la imagen. En esta tarea, le asisten otras tres personas de la empresa y la brigada municipal. "Es gente muy veterana, que lleva mucho años y me pongo a la par de ellos porque es una responsabilidad compartida", ha comentado.

Con cuatro personas, dos arriba, otro a los pies de la estructura y el cuarto en la grúa es suficiente y las brigadas son muy operativas porque saben como amarrarla, ha narrado. En total, se instala entre 10 o 12 personas.

El brazo de la grúa mide 26 metros, pero con una extensión de 22 metros es suficiente. La característica más destacada es que se trata de un vehículo especial porque tiene mucha longitud y pesa poco para no dañar las baldosas de la plaza del Pilar. "Luego hay que tener la suerte de que no haga viento porque en caso contrario hay que controlar que no se bandee", ha indicado.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.