La nave rusa Soyuz MS-10, que portaba al cosmonauta Alexéi Ovchinin y al astronauta de la NASA Nick Hague hacia la Estación Espacial Internacional, ha presentado un fallo en los cohetes impulsores en su despegue y ha tenido que regresar y aterrizar de urgencia en Kazajistán por un fallo en el motor, según informan las agencias rusa.

La agencia Sputnik apunta que los tripulantes de la misión de la EEI 57/58 se encuentran a salvo. Por su parte, equipos de rescate han afirmado haber visto un paracaídas descendiendo con la nave, después de la emergencia en la nave espacial Soyuz MS-10.

El lanzamiento de la nave espacial Soyuz MS-10 sobre un cohete Soyuz FG tuvo lugar a las 08.40 GMT. Estaba previsto que la misión alcanzara la Estación Espacial Internacional en tan solo seis horas.

Tal y como informa Sputnik, Rusia ha suspendido todos los lanzamientos de naves tripuladas tras la avería de la Soyuz MS-10.

La NASA ha informado que, después del accidente, la nave pasó al régimen de descenso balístico. "La tripulación está regresando a Tierra en el modo de descenso balístico. Los equipos se encuentran trabajando para obtener información de nuestros compañeros rusos", ha informado la Administración norteamericana en su cuenta de Twitter.

La nave, apta

A comienzos de 2018, la nave superó con éxito las pruebas para verificar su idoneidad para llevar a la tripulación a órbita. Este proceso se completó el pasado 20 de julio de 2018, según informa el portal Nasa Space Flight.