¡Al rico helado de pescado!

Nuevos sabores –como el de gambas, tomillo o queso de cabra– conviven con el chocolate y la nata en las vitrinas de las heladerías. Otra propuesta más digestiva es el granizado de menta.
.
.
Caco Rangel
Uno de fabada, otro de crema helada de gambas y, para acabar, sorbete de apio. No se trata de un menú convencional, sino de una muestra de los nuevos helados que están endulzando el mercado.

Nata, fresa, turrón, pistacho… están empezando a compartir las vitrinas de las heladerías con otras variedades que ponen a prueba el paladar de los comensales.

De paté, pipas, hígado...

Hay 365 sabores en todo el mundo. Algunos de los más raros se pueden encontrar en Japón, donde se puede degustar un helado de pescado, pulpo, camarón o anguila. Pero «los reyes siguen siendo el chocolate y la vainilla», afirman los dependientes de varias heladerías.

En el mercado hay helados con sabor a paté, carajillo, hígado, pipas de calabaza, callos, maíz dulce, mejillones en escabeche, tomillo, queso de cabra o tequila con limón. Aunque puedan echar atrás a más de uno, a muchos no les importaría probar aquellos cuyo alimento base sea de su agrado.

Orígenes del helado

En la antigua Grecia y Roma, se mezclaba la nieve con frutas y miel para preparar un refrescante postre. Árabes y turcos empleaban la misma fórmula para elaborar unos sorbetes que consumían entre plato y plato para facilitar la digestión. Otra teoría señala a China como país inventor, hacia el año 2000 antes de Cristo. Su receta la exportaría Marco Polo –por eso llevarían su nombre– a Italia a finales del siglo XIII.

Sea cual sea su origen, el helado ha dejado de ser un manjar de reyes y se consume en masa gracias a su bajo precio. Y es que, además de nutritivo –rico en calcio y proteínas–, su ingesta moderada ayuda a reducir el estrés.

Los secretos de un buen helado

Mezcla de texturas: La clave para que un helado triunfe es la «mezcla de diferentes texturas», dice Jesús Puig, director general de Ben & Jerry’s en España. La compañía acaba de lanzar al mercado un helado de nata con trozos de galleta y dinosaurios de chocolate.

«Tropezones grandes»: También «triunfan los helados con tropezones grandes de chocolate, con los que la gente experimenta una sensación de grata sorpresa», añade Puig.

Los granizados

España es rica en frutas, un fuerte rival de los helados a la hora de combatir el calor. Muestra de ello es el auge de los granizados. Muchos consumidores dicen que «te quitan más la sensación de sed que un polo». Esta bebida, a base de fruta y hielo picado, también ha aumentado su oferta. Además de piña, naranja y limón, hay de fresa, mango, sandía, café, chocolate y menta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento