Julia Roberts
Julia Roberts vuelve a ser el rostro y las piernas de una marca de medias. CALZEDONIA

Julia Roberts está entre las diez actrices que más ganan en Hollywood. Este año apareció en séptimo lugar de la lista Forbes de actrices de la meca del cine mejor pagadas en 2017, con más de trece millones de dólares.

A buen seguro que Julia tiene presupuesto para comprarse toda la ropa del mundo y cualquier accesorio. Pero dice la actriz que del único accesorio que no se desprende nunca es de su anillo de casada. Su esposo es Daniel Moder, de profesión director de fotografía, y con el que suele trabajar.  

El hecho de trabajar con su marido es algo habitual ya para los dos. El ejemplo más cercano es el trabajo que han hecho juntos en el último episodio publicitario de Calzedonia. Lo mejor, comenta Julia Roberts, es “que en esta ocasión han sido menos jornadas de trabajo más cortas que las que tenemos rodando una película”.

La firma de moda italiana ha vuelto a confiar en la estrella de Hollywood como embajadora de la firma, todo ello dirigido por Alex Richanbach. Después de todo, Roberts sigue luciendo unas piernas fuertes y torneadas. Imposible olvidar el plano de la actriz en Pretty Woman, cuando se ajustaba la parte alta de sus botas de charol negro.

En la campaña publicitaria Julia aparece atrevida, con unas medias de estampado de leopardo y un amplio suéter de lana crudo o con unas medias de topos, muy aptas para ir al trabajo o para una noche de fiesta. La actriz posa sonriente y relajada, siempre con zapato plano, de horma masculina y cordones.

A punto de cumplir, 51 años, Roberts sigue siendo un rostro imprescindible de cine, aunque ahora la televisión haya atrapado su atención. “Realmente, no he encontrado ninguna diferencia entre rodar una película y un capítulo de esta serie”, asegura. La actriz está inmersa en el proyecto televisivo Homecoming, un thriller psicológico que se podrá ver a través de la plataforma Amazon a partir de noviembre.