Cortes de carretera
Miembros de la Guardia Civil y de la Policial Municipal controlan el tráfico en los alrededores de la localidad mallorquina de Sant Llorenç des Cardassar tras la riada. EFE

La riada que inundó este martes por la noche la localidad mallorquina de Sant Llorenç des Cardassar y alrededores, tras desbordarse el torrente que pasa por este pueblo del levante de la isla, ha dejado a su paso varios muertos.

La consellera de Hacienda y Administración Pública de las Islas Baleares, Catalina Cladera, ha dado detalles de la catástrofe y ha comentado que ahora la prioridad es atender a los afectados.

"La situación dantesca, dramática", ha dicho la consellera

"Queda mucha gente sin encontrar, estamos trabajando a destajo".

Por su parte, en declaraciones a RTVE, el alcalde de Sant Llorenç, Mateu Puigros, ha dicho que el municipio presentaba un aspecto "desolador" con "coches amontonados" en las calles más importantes. "Fue una riada imprevista, sin ningún tipo de previsión. La gente no pudo prepararse. Fue muy grave, mucha, mucha lluvia en muy poco tiempo", ha añadido Puiggros.