Pulpo
Plato de pulpo. GTRES

Un vecino de Nigrán (Pontevedra), dueño de una cafetería, ha denunciado haber sido víctima de una estafa tras comprar 115 kilos de pulpo congelado que en realidad eran potón (calamár) y hielo.

Según informa La Voz de Galicia, el hombre hizo la compra a una persona que se acercó a su establecimiento y le enseñó la mercancía que estaba en su coche. Le vendió el supuesto pulpo a 12 euros el kilo: en total, cinco cajas con 23 kilos cada una que después se redujeron a 15 kilos de producto tras derretirse le hielo.

A la Guardia Civil, siempre según el diario, no le consta ninguna denuncia. El vecino estafado, en todo caso, había apuntado la matrícula del coche "porque no le dio la confianza suficiente". "Esto es una estafa. No es pulpo, es potón. Unas piezas en un bloque de hielo. Si os pasa avisad a las fuerzas de seguridad", ha denunciado.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.