De esta manera, la FEHM ve con "satisfacción" el acuerdo alcanzado entre la Fiscalía, las acusaciones particulares y las defensas de los 82 controladores por el cual gran parte de los controladores -todos menos siete a quienes se le han retirado los cargos- se declaran culpables del delito de abandono del servicio.

Según indican, de esta manera quedaría acreditado que el comportamiento "fue negligente" para el conjunto de la ciudadanía por los "perjuicios" que "esta conducta causó y por las repercusiones en términos de imagen para Baleares".