En concreto, según ha informado la Xunta, el incendio tuvo lugar el pasado 1 de octubre, en la parroquia de Piadela. Fue consecuencia de una quema de restos de poda y agrícola, no autorizada y prohibida, en una finca de la propiedad de los presuntos autores, que se ausentaron del lugar sin apagar el fuego.

Miembros del Servizo de Prevención e Defensa contra Incendios Forestais (SPDIF) tuvieron que proceder a su extinción en aquel momento, según ha explicado el Gobierno gallego. El atestado fue remitido al Juzgado de Instrucción en funciones de la Guardia de Betanzos (A Coruña). En lo que va de año, la Policía Autonómica lleva investigadas un total de 41 personas como presuntas autoras de incendios forestales.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.