Los hechos se remontan al pasado 4 de octubre, cuando unos jóvenes denunciaron en Comisaría que un varón les había abordado en la calle, y que les había amenazado para exigirles que le entregasen sus teléfonos y su dinero.

Durante la investigación, la Policía identificó al posible responsable del robo, que fue localizado por una dotación del 091 cuando estaba sentado en un banco de la calle Travesía de Vigo.

Cuando los agentes lo cachearon, le encontraron un teléfono móvil de alta gama que coincidía con la descripción dada por una de las víctimas del robo. El sospechoso no pudo justificar la procedencia del terminal, por lo que fue detenido.

Una vez en Comisaría, la Policía comprobó que el detenido tenía 13 antecedentes, muchos de ellos por hechos similares a los que ocasionaron su último arresto. El chico y las actuaciones practicadas fueron puestos a disposición del juzgado de guardia de Vigo.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.