José María Aznar.
El expresidente del Gobierno, José María Aznar. EFE

José María Aznar ha vuelto a lanzar avisos y mensajes a quienes llegaron a los mandos del PP después de él. El expresidente del Gobierno aseguró que él legó un espacio electoral unido, desde la derecha hasta la frontera con el PSOE, que ahora está "troceado" en tres -PP, Cs y Vox-, y ha reiterado la necesidad de refundar el centroderecha

Aznar ha hecho estas afirmaciones en una entrevista en la Cope, en la que sin mencionar en ningún momento a su sucesor al frente del PP, Mariano Rajoy, ha insistido en la división del centroderecha que ha heredado el actual líder de los populares, Pablo Casado.

"Eso no es una buena noticia, es una muy mala noticia", ha advertido, pero se ha negado a atribuir responsabilidades por este PP "desarticulado" y "desfondado" con caídas de voto al 20-21 por ciento, "más bajo de lo que históricamente se llamaba el 'techo de Fraga'", ha apuntado.

Ha recalcado que se limita a los hechos, no a dar opiniones y, en este sentido, ha considerado "evidente" que Vox, que antes era "inexistente", ahora "ha asomado la cabeza" y que Ciudadanos, por una "dejadez muy clara y notoria del PP" en Cataluña, ha extendido su organización por toda España.

Mantiene la "esperanza" en el PP

No obstante, ha confesado que Casado es su "esperanza" para reconstruir el PP como fuerza hegemónica, el paso previo "muy importante" para la refundación del centroderecha.

"Hay una oportunidad de reconstrucción y la elección de Pablo Casado es un gran acierto. Hay muchas esperanzas puestas en Pablo Casado, entre otras la mía", ha remarcado Aznar.

Ha incidido en que el PP debe contener la pérdida de votos, reencontrase con su electorado, sus principios, valores e historia y afrontar el futuro.

Después, ha dicho, "ya se verá", pero ha matizado que "debe darse una comunicación muy fluida entre el PP y Ciudadanos y, a partir de ahí, reflexionar conjuntamente y si es necesario, dar otros pasos en el futuro".