Francisco del Busto
Francisco del Busto GOBIERNO DE ASTURIAS - Archivo

La norma garantiza una espera máxima de 60 días para mamografías, resonancias, ecografías, colonoscopias y tacs; y las operaciones de cirugía cardiaca (vascular y coronaria), cataratas, histerectomías o implantación de prótesis de cadera y rodilla tendrán que llevarse a cabo como mucho en 180 días.

En relación con las consultas de especialidades, se adoptarán medidas organizativas para garantizar el acceso de los pacientes a una primera cita en un plazo de dos meses para otorrinolaringología, ginecología, urología, oftalmología, traumatología, dermatología, neurología, cirugía general, digestivo y cardiología.

Para ello, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) dará prioridad a las primeras consultas, las que permiten clasificar la urgencia e importancia de la enfermedad y ofrecerá una respuesta en red desde el sistema público y planificará con seis meses de antelación las agendas desde el servicio de atención al ciudadano.

Además, se creará un registro único de pacientes en espera y se expedirán certificados de inclusión, sobre el que se informará a las personas interesadas de forma individualizada y confidencial.

El decreto fue presentado en rueda de prensa por el consejero de Sanidad asturiano, Francisco del Busto, tras la reunión del Consejo de Gobierno del pasado 26 de septiembre. "No es una guía sino una norma con rango de decreto, es una norma de trabajo y con objetivos claros a cumplir", dijo entonces.

Consulta aquí más noticias de Asturias.