La investigación se inició cuando el viernes un vecino avisó a la Guardia Civil de que alguien había roto la valla de entrada a su parcela para supuestamente robar, pero que no echaba nada en falta.

Tras la primera inspección ocular, los agentes observaron un reguero de marihuana desde la parcela de la persona denunciante hasta la parcela del vecino, por lo que los agentes sospecharon de un robo de marihuana.

Por todo esto, se montó un dispositivo a primera hora de la mañana para tratar de localizar la procedencia de la marihuana y en una parcela colindante localizaron restos de grandes plantas de este tipo y en un cuarto de aperos que hacía las veces de secadero observaron varias

secándose.

La Guardia Civil localizó también varias hogueras esparcidas por toda la finca, que aún se encontraban calientes y con rescoldos, lo que

indica que se habían afanado en intentar hacer desaparecer la marihuana, puesto que sospechaban tras la presencia de los agentes el día anterior.

La investigación, en la que han intervenido 19 kilos de marihuana, continúa abierta no descartándose más detenciones.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.