El centro en cuestión, como se recordará, funcionaba en un antiguo edificio de la calle Trabajadores cuya construcción se remontaría a 1934, hasta que en 2007 entró en servicio un nuevo edificio construido en la calle García Lorca por la Administración educativa, con lo que alumnos y profesores trasladaron la actividad docente a tales instalaciones.

Pero según la comunidad educativa, apenas tres años después de estrenar las nuevas instalaciones, el creciente número de alumnos y la consecuente "masificación" del nuevo recinto llevó a la Administración educativa a recurrir de nuevo al viejo centro de 1934, que fue recuperado a partir del curso 2009/2010 para absorber al nuevo alumnado.

DIVISIÓN EN DOS CENTROS

Así, la comunidad educativa está dividida entre el edificio estrenado en 2007 en la calle García Lorca, y a un kilómetro de distancia el "viejo centro" de la calle Trabajadores, que data de 1934 y que fue reutilizado para dar solución al creciente número de alumnos. Empero, la comunidad educativa ha protagonizado diversas protestas en demanda de una solución que resuelva la "masificación" de alumnos y prescinda del viejo edificio de la calle Trabajadores a cuenta de sus deficiencias.

Ahora, la Consejería de Educación ha licitado la redacción del proyecto, estudio de seguridad y salud, dirección de obra, dirección de ejecución de obra y coordinación de seguridad y salud para las obras de ampliación del aulario del recinto estrenado en 2007, es decir el diseño del proyecto de obras.

En concreto, las obras consistirán en la construcción de un nuevo edificio, de dos plantas de altura, adosado al edificio principal. Además de diez nuevas aulas, esta edificación contará con los aseos correspondientes, un departamento y un almacén general. Además, la actuación incluirá la ampliación del patio de juegos. Por otro lado, la planta alta del edificio de 2007 se redistribuirá para poder realizar la conexión con la nueva construcción.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.