Ciudadanos en Madrid
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (c), y los candidatos a la alcaldia y a la Comunidad de Madrid, Begoña Villacis (i) e Ignacio Aguado (d), en 2015. EFE

Con el próximo 26 de mayo en el horizonte los partidos políticos empiezan a perfilar sus candidaturas a unos comicios autonómicos y municipales que se antojan decisivos, más si se tienen en cuenta los cambios que ha sufrido la política nacional en los últimos meses.

En ese escenario, Albert Rivera no quiere que Ciudadanos se mantenga a la expectativa, y buscará dar el salto a comunidades y ayuntamientos. Ahora mismo, el partido es decisivo en lugares como Andalucía -que sigue pendiente de un posible adelanto electoral- y tiene presencia en la Comunidad de Madrid y también a nivel municipal en la capital. Eso sí, desde el partido apuntan a 20minutos que en todos los casos "tienen que pasar por un proceso de primarias".

Es precisamente ahí donde la formación naranja tiene más claros los nombres que concurrirán en las elecciones del año que viene. En la Junta de Andalucía, Juan Marín seguirá como candidato después de romper el pacto con Susana Díaz y abocar a la presidenta a disolver las Cortes. La gobernabilidad dependía de Ciudadanos, y ahora ese soporte ha desaparecido.

En Madrid, salvo sorpresa, habrá pocos cambios. Fue el propio Rivera quien mantuvo que Ignacio Aguado y Begoña Villacís seguirían al frente de las candidaturas a Comunidad y Ayuntamiento si ellos querían. La salida de Cristina Cifuentes de la presidencia colocó a Aguado en una buena posición, y desde Ciudadanos quieren aprovechar esa incercia, lanzando un mensaje de estabilidad en el centro derecha sobre todo si se tienen en cuenta las dudas del PP.

El caso de Villacís es similar. Ha sido muy crítica en todo momento con las políticas de Manuela Carmena, y hay que tener en cuenta que a nivel municipal el escenario es más complejo: el PP sigue sin aclarar a su candidato o candidata, lo mismo que el PSOE. Por tanto, desde la formación naranja consideran que solo su opción está en disposición de hacer frente a la actual alcaldesa en las urnas.

Grandes retos en Barcelona y Comunidad Valenciana

Más allá de los perfiles ya consagrados, Ciudadanos ha tenido que modificar su estrategia en un feudo clave: Barcelona. Era un secreto a voces que terminó por confirmarse, y Manuel Valls será candidato a la alcaldía de la Ciudad Condal. Pero no será él quien se resguarde bajo el paraguas naranja, sino al revés. Es la primera vez por tanto que la formación de Rivera renuncia a su marca en las elecciones. La apuesta es clara: derrotar a Colau con un candidato fuerte, con experiencia y visión europea.

Valls es consicente de que entra en terreno pantanoso tal como está la situación política actual en Cataluña, pero cuenta con dos puntos de apoyo clave. Rivera y Arrimadas saben que el francés puede dar un giro al panorama, dado que plantea unas ideas que se pueden acercar tanto al PSC como al PP. ¿El objetivo? Reforzar el bloque constitucionalista.

En la Comunidad Valenciana, otro territorio decisivo, se mantiene la duda. El nombre que ha sonado con más fuerza para la Comunidad es el de Toni Cantó, y aunque está por confirmar, parece ser el perfil que más se asemeja a lo que quiere Rivera. El diputado daría el salto a la primera línea con la idea de disputarle el poder a un Ximo Puig que apunta a repetir. A nivel municipal, e igual que sucede con Aguado y Villacís en Madrid, el líder de la formación naranja mantiene la confianza en Fernando Giner, como él mismo aseguró hace meses.

Dudas en Galicia y País Vasco con todo por hacer

Pero Ciudadanos afronta las elecciones de 2019 no solo con la idea de ganar influencia, sino también presencia en aquellos lugares en los que por el momento no la tiene. Es el caso de Galicia y País Vasco. El partido no tiene representación ni en la Xunta ni en el Parlamento de Euskadi, después de la "decepción" de 2015, en palabras de José Manuel Villegas.

Cristina Losada y Nicolás de Miguel fueron los candidatos hace tres años, y ninguno de los dos repetirá. En ambas comunidades las opciones están muy abiertas y la formación naranja no ha dado pistas de por qué perfiles va a apostar. Restan ocho meses para acudir a las urnas y Ciudadanos tiene muchos frentes cerrados, otros abiertos y otros que, con la puerta entornada, están cerca de concretarse.