Madrid Nuevo Norte
Maqueta de Madrid Nuevo Norte con los espacios de zonas verdes iluminados.  DISTRITO CASTELLANA NORTE

Madrid Nuevo Norte, el gran proyecto que transformará por completo la zona norte de la ciudad, no solo modificará el panorama urbanístico en las próximas dos décadas. También pondrá en valor la importancia de los parques y jardines, hasta la fecha con un protagonismo menor en ese ámbito, con la creación de más 400.000 metros cuadrados de superficie verde.

La propuesta, aprobada ya de forma inicial por el Ayuntamiento de Madrid, contempla la integración de nuevos parques públicos con los ya existentes en la zona para crear una red interconectada de zonas verdes. El objetivo es "configurar un sistema de espacios libres y zonas verdes como un eje longitudinal norte-sur articulador con otros grandes espacios verdes de la ciudad", señala la memoria del proyecto. 

De esta forma, los nuevos espacios naturales formarían un gran eje verde de tres kilómetros de longitud que se prolongaría desde la zona de la estación de Chamartín hasta el Monte de El Pardo, atravesando el Centro de Negocios y los ámbitos de Malmea, Tres Olivos y Las Tablas. "Una persona podrá ir caminando desde Chamartín hasta El Pardo exclusivamente por zonas verdes", explican fuentes conocedoras del proyecto. 

El grueso de los espacios verdes se concentarán en la zona de Chamartín y el Centro de Negocios, donde habrá más de 200.000 metros cuadrados. La joya de la corona del ámbito será su gran parque central, que contará con más de 12 hectáreas, el equivalente a unos 13 campos de fútbol. Esta nueva zona verde servirá para cubrir las vías de la estación de Chamartín.

Será un parque sobre losa con un 1,5 metros de sustrato, lo que permitirá plantar árboles de una envergadura considerable. Está previsto que en su interior albergue un edificio cuyo uso permita dinamizar la actividad cultural y de ocio de la zona. La inversión para la construcción del denominado Parquel Central sería de unos 35 millones de euros. La parte de las instalaciones ferroviarias de la estación que se encuentra más al sur también se cubrirá, formando un nuevo parque. 

Continuidad verde

Las zonas verdes existentes en la actualidad, como los parques de Isla de Java y Begoña, no se quedarán aisladas. El proyecto prevé crear un parque que permita la continuidad de ambos espacios naturales. Para ello se cubrirán las vías del tren que en la actualidad separan Begoña del centro de Fuencarral, entre las calles Francisco Sancha y Ángel Múgica. Los trabajos afectarán al tramo que va desde Avenida de Llano Castellano hasta la altura de la calle José Anduiza. 

En Las Tablas, el ámbito que albergará el mayor número de las 10.500 viviendas previstas, las zonas verdes que se encuentran en desuso se adecuarán y se abrirán al público. Especial relevancia cobrarán a lo largo de la calle Castillo de Candanchú y el entorno más inmediato a las vias del tren, donde se crearán nuevos espacios hasta la fecha inexistentes. «En Las Tablas hay zonas verdes con una fuerte pendiente, que resultan inaccesibles e inseguras. En estos casos, se reordenarán los suelos y se compensarán con su ubicación en otra parte del ámbito para que no haya pérdida» , concretan fuentes próximas Madrid Nuevo Norte.

Integración del patrimonio

En la red de parques que formarán parte de Madrid Nuevo Norte está prevista la restauración e integración en la misma del patrimonio histórico del antiguo pueblo de Fuencarral. Se trata de preservar y dar relevancia a dos ermitas históricas para los vecinos: la de San Roque (siglo XVI) y la de Nuestra Señora de Lourdes (XIX). Ambos edificios está previsto que sean parte central de los futuros parques de la zona.


Consulta aquí más noticias de Madrid.